.


Los obispos optan por el continuismo con matices

Rouco y Blázquez siguen al frente de una CEE renovada desde las comisiones

(Fran Otero. Fotos: Luis Medina y EFE) Los obispos, reunidos en Asamblea Plenaria, ya han decidido. Y han decidido que comience una nueva etapa en la Conferencia Episcopal Española (CEE) marcada por el continuismo en los cargos más relevantes, presidencia y vicepresidencia, aunque aderezada con una cierta renovación en las comisiones. Por cuarta vez, el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, volvió a logar el apoyo mayoritario de los prelados españoles y será el presidente de la CEE los próximos tres años.

El purpurado gallego logró en primera votación los mismos votos que en 2008, un total de 39 (un voto más de la mayoría absoluta), aunque en esta ocasión la diferencia con el segundo fue mayor (dos en 2008, once en 2011) por la fragmentación del resto de votos.

Así, el arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, recibió 28 apoyos; el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, tres; el arzobispo castrense, Juan del Río, dos; mientras que tres obispos votaron en blanco.

Rouco Varela logrará así, si termina el mandato, convertirse en el prelado que más tiempo (12 años) esté al frente de la CEE, superando al cardenal Vicente Enrique y Tarancón, que sumó diez años en total, tres trienios y un año de interinidad por la muerte de Casimiro Morcillo.

Poco después de anunciarse la elección, el cardenal gallego se asomaba junto con el portavoz de la CEE y el director de la Oficina de Información a una sala de prensa abarrotada y expectante para dirigir unas palabras.

Antes de las preguntas, explicó, como en las anteriores ocasiones, la razón de ser y la función de la CEE. Reiteró asimismo que el presidente “no es el presidente de los obispos”: ese es el Papa. Además, lanzó como un pequeño programa de gobierno para el trienio y, para ello, habló de misión, fe, liturgia, crisis económica y caridad, la inmediata Jornada Mundial de la Juventud (JMJ)… “La ruta está marcada. (…) Queremos actuar juntos en el anuncio, la enseñanza, la liturgia y el testimonio; para eso estamos renovando los puestos de responsabilidad”, añadió.

Continuarán las buenas relaciones con el Gobierno –dijo que son correctas y, en muchos momentos, cordiales– en el campo institucional. En este sentido, agradeció la colaboración de las instituciones públicas en la organización de la JMJ. Eso sí, recordó que todavía está sin resolver “el problema histórico” de la regulación de la clase de Religión. A nivel no institucional, el purpurado destacó que “las divergencias siguen vivas” y citó, entre otras cuestiones, el derecho a la vida, la institución matrimonial, la familia…

Tras apuntar que la Iglesia no tiene una política mediática, algo que separó de la “oportunidad o necesidad pastoral” de relacionarse con los periodistas, y que está a disposición de la prensa, dijo, ante la escasa valoración que tiene la Iglesia en las encuestas, que “la sociología no es una ciencia infalible”, y admitió que esas valoraciones contrastan con el “calor popular” que recibe y con “el índice de participación” en las celebraciones. “No tengo la sensación de que la Iglesia no sea creíble ni estimada”, concluyó.

Cuando compareció el presidente, ya se conocía el nombre del vicepresidente. Aunque todas las cábalas señalaban al cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, el elegido fue Blázquez por una gran mayoría. No hubo discusión: el que fuera presidente de la CEE en el período 2005-2008 alcanzó 51 votos, por los 17 de Sistach, los tres de Osoro, y el voto que cosecharon tanto Del Río como Juan José Asenjo. Quedó un voto en blanco, en una votación en la que participaron 74 obispos, uno menos de los que tenían derecho a voto.

De estas decisiones, se desprende una consecuencia inmediata: Martínez Sistach se queda fuera del Comité Ejecutivo porque, al cumplir dos trienos como miembro y no poder repetir por Estatutos, su única opción de permanecer pasaba por ser presidente o vicepresidente. Los que sí estarán en el Ejecutivo son Juan del Río y Juan José Asenjo, que entraron a formar parte de él durante el último mandato al sustituir a los cardenales Cañizares y Amigo. El arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, y el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, completan la composición de este órgano.

Cambios en las comisiones

Decididos estos cargos, la Asamblea Plenaria se lanzó a la renovación de las comisiones, en las que se producirían más cambios por exigencia normativa. Eran hasta ocho las comisiones que cambiarían de presidente por este motivo.

La Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades fue la primera en conocer a su presidente; no hubo sorpresas, ya que el obispo de Terrassa, Josep Àngel Saiz Meneses, mantuvo la confianza de los obispos. También repiten, como era previsible, el obispo de Lleida, Joan Piris, al frente de la comisión de Medios de Comunicación Social; el obispo de Segorbe-Castellón, Casimiro López Llorente, en Enseñanza y Catequesis; el arzobispo de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, en Pastoral Social; y el obispo de Ávila, Jesús García Burillo, en Patrimonio Cultural.

Sorprendió que la Plenaria eligiera al obispo de Santander, Vicente Jiménez Zamora, para dirigir los próximos tres años la comisión de Vida Consagrada, porque las apuestas señalaban a otro nombre. Por su parte, los obispos decidieron que Carlos Osoro tomara el relevo de Barrio al frente de la Comisión de Apostolado Seglar; que el obispo de Málaga, Jesús Catalá, ocupara Clero; el obispo auxiliar de Barcelona, Sebastià Taltavull, Pastoral; el obispo de Albacete, Ciriaco Benavente, Migraciones; y el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, Misiones.

Mención aparte merecen los nombramientos de Sistach como presidente de la Comisión de Liturgia y el del obispo de Almería, Adolfo González Montes, en Doctrina de la Fe. Montes sustituye así, por mandato de los obispos, al arzobispo de Granada, Javier Martínez, que, pese a tan solo llevar un trienio en el cargo y poder repetir, no ha logrado hacerlo. Sí ha conseguido los apoyos necesarios para convertirse en presidente de Relaciones Interconfesionales, que precisamente presidía su sustituto en Doctrina de la Fe.

Finalmente, también se eligieron sin novedades los presidentes de las tres subcomisiones. El obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, seguirá en Familia y Defensa de la Vida, mientras que el obispo de Tortosa, Javier Salinas, y el obispo de Sant Feliu de Llobregat, Agustín Cortés, harán lo propio en Catequesis y Universidades, respectivamente. Del mismo modo, repiten en sus cargos el presidente de la Junta de Asuntos Jurídicos y los miembros del Consejo de Economía.

Con este panorama, queda claro que los obispos españoles han apoyado la continuidad en estas elecciones, aunque también han apostado por la renovación y el cambio –algunos significativos– en algunas de las comisiones, que determinan la composición de la Comisión Permanente.

Queda ver ahora cómo se desarrolla este mandato y cómo afronta los grandes retos actuales, una vez que se celebre la JMJ, evento que centra, en estos momentos, todos los esfuerzos de la Iglesia en España.

Reacciones políticas

Una vez renovados los cargos, el de presidente es el que más reacciones suscita. Así, fue el ministro de la Presidencia y encargado de las relaciones con la Iglesia católica, Ramón Jáuregui, el que transmitió la felicitación del Gobierno de España a Rouco Varela a través de un telegrama, en el que también le deseó “éxito” y mostró la intención del Ejecutivo español de mantener la colaboración. Posteriormente, en declaraciones a los medios, destacaría la buena sintonía entre el Gobierno y Rouco.

En el PP, el diputado y vicepresidente tercero del Congreso, Jorge Fernández Díaz, también felicitó al cardenal de Madrid y juzgó que los cambios en el Ejecutivo de la CEE muestran “una combinación, en unas dosis equilibradas, de renovación y continuidad”, informa EP. En concreto, sobre la reelección de Rouco, apuntó que esta “no puede desentenderse de la próxima celebración de la JMJ de Madrid”.

En el nº 2.744 de Vida Nueva.

INFORMACIÓN RELACIONADA

ASÍ SE LO HEMOS CONTADO EN www.vidanueva.es

Compartir