La Biblia de la CEE, a examen: Nuria Calduch y Jaime Vázquez

Seis expertos analizan para VN la nueva edición de la Conferencia Episcopal

(J. Lorenzo / M.Á. Malavia) Del 7 al 9 de febrero se ha celebrado en Madrid el congreso La Sagrada Escritura en la Iglesia, organizado con motivo de la presentación de la Biblia de la Conferencia Episcopal Española (CEE), un proyecto que ha costado muchos años de trabajo y que se ofrece como la versión oficial de la CEE. Con el fin de profundizar en las características de la traducción de esta edición, Vida Nueva ha consultado la opinión de seis prestigiosos biblistas españoles a través de un cuestionario común. En opinión de Nuria Calduch, “desde un principio se ha tenido claro que la Sagrada Biblia estaba destinada para el Pueblo de Dios”. Para Jaime Vázquez, “siempre tiene que haber una edición oficial y muchas –las más posibles– como alternativa, de trabajo, de bolsillo o de pastoral”.

CUESTIONARIO

1- Esta versión oficial de la CEE, ¿qué aporta con respecto a otras traducciones en castellano ya existentes? ¿Cuál sería su aspecto más específico?

2- Para la proclamación litúrgica, utilización eclesial más importante de la Biblia, ¿qué diferencias aporta con respecto a la traducción actualmente en vigor?

3- ¿Cómo se ha tenido en cuenta en la traducción el aspecto pastoral y el ecuménico?

4- ¿Qué ventajas e inconvenientes presenta la existencia de una Biblia oficial de una Conferencia Episcopal?

Nuria Calduch-Benages, profesora en la Pontificia Universidad Gregoriana

1- Ofrece una traducción completamente nueva realizada a partir de los textos originales (en hebreo, arameo y griego), en la que se han incorporado todos los avances de la ciencia exegética en estos últimos años, que, a decir verdad, no son pocos. Además de la fidelidad a los textos originales, se ha puesto mucho énfasis en el carácter dinámico de la traducción en lengua española, para que el resultado fuera un texto de calidad, de fácil comprensión y armonioso desde un punto de vista lingüístico y literario. A nivel teológico, destaca la importancia otorgada a la relación entre los dos testamentos.

2- Una mejor traducción, más fidedigna, más matizada y más hermosa en todos los aspectos. Los textos litúrgicos necesitaban una buena revisión, y hemos puesto todo el empeño en ello. Creo que el resultado, siempre mejorable, por descontado, es realmente satisfactorio.

3- Desde un principio, se ha tenido claro que la Sagrada Biblia no estaba destinada para los especialistas, sino para el Pueblo de Dios. Así pues, se han evitado tecnicismos inútiles, fórmulas excesivamente eruditas o términos, por lo general, desconocidos a la gente, privilegiando un lenguaje claro y accesible. A esto hay que añadir las introducciones y notas de tipo informativo y aclaratorio, siempre muy pertinentes. Por lo que respecta al aspecto ecuménico, se han evitado por principio las traducciones problemáticas que pudieran ser causa de división o de conflicto.

4- La principal ventaja de tener una Biblia oficial es que será un punto de referencia en todos los sectores de nuestra Iglesia. Se utilizará a nivel litúrgico, universitario, escolar, catequético, en todos los ámbitos de la pastoral… Inconvenientes no encuentro. Al contrario, es un logro del que debemos sentirnos orgullosos, fruto de un trabajo en equipo, bien planeado, dirigido y coordinado.

Jaime Vázquez Allegue, doctor en Teología Bíblica

1- Primero, se trata de una nueva edición de la Biblia que se incorpora a las más de quince ediciones que en estos momentos circulan en el mercado editorial español. Lo cual siempre es de agradecer. Más en donde elegir, más en donde escoger. Segundo. El aspecto más específico de esta Biblia está en la incorporación de nuevos comentarios, introducciones, anotaciones y reflexiones a la luz de los últimos estudios bíblicos. Propongo al lector hacer un ejercicio comparativo: elegir un texto –versículo, por ejemplo–, compararlo con otras traducciones y analizar el contenido de las notas de diferentes ediciones de la Biblia de distintos años, para ver cómo con el paso del tiempo se van enriqueciendo sus informaciones. Por ejemplo, la Biblia de la CEE, en sus introducciones y notas, incorpora datos relacionados con los últimos descubrimientos arqueológicos, con literatura apócrifa contemporánea, con los descubrimientos de los manuscritos del Mar Muerto, Nah Hammadi, Nahal Hever.

2- La actualidad del texto y su oralidad. Una de las consignas que teníamos los traductores era cuidar el lenguaje de las perícopas de nuestros libros que formaban parte de la liturgia. Yo, que traduje los libros de Esdras y Nehemías, con gran presencia en los diferentes tipos de liturgia (eucaristía, liturgia de las horas…), tuve que hacer un esfuerzo mayor para que la sobriedad del texto bíblico adquiriese notoriedad en su proclamación comunitaria. Además, el largo proceso de elaboración de esta edición contó con la presencia de filólogos, que unificaron giros y expresiones, y literatos, que otorgaron tanto a la prosa como al verso una autoridad propia. El resultado final pretende acercarse al máximo a la intención de los autores de los textos sagrados, que escribían textos para ser proclamados, oídos y escuchados.

3- Las introducciones generales y a cada uno de los libros, así como la cantidad de citas, notas, paralelos y comentarios a los versículos que hay a lo largo de toda la Biblia, ponen de manifiesto su intención pedagógica, didáctica y catequética. Es una Biblia preparada para ser utilizada en catequesis, grupos de la Palabra, reuniones de fe que se sientan a leer y a comentar la Sagrada Escritura. La edición contiene muchísima información que ayuda a comprender el pretexto del texto en su contexto. Por otro lado, esta Biblia tiene una fuerte dimensión de diálogo interreligioso. Además de ser heredera de Scío y Torres Amat, de Nacar-Colunga y de Cantera- Iglesias, el Antiguo Testamento es, más que en ninguna otra edición, una versión cristiana de la Biblia Hebrea. Las notas del Antiguo Testamento remiten a la Misná, a la Tosefta, al Targún y al Talmud. Se citan innumerables midrasim. El Nuevo Testamento ha recuperado imágenes de las ediciones clásicas de Casiodoro de Reina y Cipriano Valera.

4- Ventajas: hace más de tres décadas que en Italia existe una edición oficial de la CEI. Nunca nadie la ha cuestionado como válida ni ha afectado a la presencia de otras muchas ediciones. Creo que siempre tiene que haber una edición oficial y muchas –las más posibles– como alternativa, de trabajo, de bolsillo o de pastoral. Inconvenientes: no veo muchos. Tal vez, el duro trabajo de adaptación de los libros litúrgicos. Pero, con el tiempo y su renovación, se irá haciendo sin demasiadas complicaciones.

En el próximo nº 2.741 de Vida Nueva.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
11/02/2011
Compartir