.


Manos Unidas recoge el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia

(M. Á. Malavia) “Que nunca nos falten vuestras manos unidas”. Con este cercano mensaje de reconocimiento, Don Felipe de Borbón hizo entrega a Manos Unidas de los premios que llevan su nombre, los Príncipe de Asturias, en la categoría de Concordia. En el discurso que culminaba la ceremonia, que tuvo lugar el pasado 22 de octubre en el Teatro Campoamor de Oviedo, el príncipe afirmó que otorgar este galardón a la institución nacida hace 50 años en el seno de Acción Católica “supone engrandecer nuestros galardones y lograr su significación más profunda”.

Don Felipe expresó la idiosincrasia de Manos Unidas, “una institución muy querida por los españoles”, valiéndose del simbolismo de su nombre y su logo: “Manos que se unen para ayudar. Manos que se unen para sanar, alimentar y educar. Manos que se unen, simplemente, para salvar”. Tras el acto, la presidenta de Manos Unidas, Myriam García Abrisqueta, llamó a mantener la vista puesta en los mas desfavorecidos en estos tiempos de crisis: “No podemos ser sólo solidarios cuando las cosas van bien”.

También estuvieron representantes del Episcopado español, como el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz; el de Calahorra y La Calzada-Logroño, Juan José Omella, como obispo consiliario de Manos Unidas; y el auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino, que fue quien, en su condición de secretario de la Conferencia Episcopal, presentó la candidatura de la ONG a los premios. Tal y como han explicado desde Manos Unidas, los 50.000 euros que acompañan al galardón serán destinados íntegramente a Haití, el país más pobre de América Latina y que, tras el terrible terremoto del pasado enero, ahora está sufriendo los estragos del cólera.

En el nº 2.727 de Vida Nueva.

————

INFORMACIÓN RELACIONADA

Compartir