.


La CEE premia a Paloma Gómez Borrero con el ¡Bravo! Especial

(M. Á. Malavia ) Un año más, la Conferencia Episcopal, a través de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS), ha reconocido la labor de los profesionales de la información que, a su juicio, más se han distinguido “por el servicio a la dignidad del hombre, los derechos humanos y los valores evangélicos” a lo largo de 2010. Entre los galardonados con los conocidos como Premios ¡Bravo!, destaca el Especial, otorgado a Paloma Gómez Borrero en reconocimiento a toda una carrera en la que lleva cubriendo la información de la Santa Sede como corresponsal en diferentes medios.

En una línea parecida está el de Prensa, concedido a Juan Vicente Boo, quien también sigue la actualidad vaticana para el diario ABC. En Radio, el reconocimiento ha sido para Juan Pablo Colmenarejo, quien llegara hace un año a la Cadena COPE, en sustitución de César Vidal, para el programa La Linterna. En Televisión, se ha señalado la contribución de la serie Padre Casares, dedicada a recrear la vida de un sacerdote en un contexto rural y creada por Voz Audiovisual para el ente autonómico gallego.

En el resto de categorías, los premiados han sido La última cima (Cine), la Escolanía de la Abadía de Montserrat (Música), Rome Reports (Nuevas Tecnologías) y los 50 años de campañas de Manos Unidas (Publicidad). Finalmente, también se ha galardonado al programa de televisión de la diócesis de Orihuela-Alicante, De par en par, en la sección de Trabajo Diocesano en Medios de Comunicación.

El jurado de los Premios ¡Bravo! 2010, compuesto por periodistas y expertos en comunicación, ha estado presidido en esta ocasión por el arzobispo de Urgell, Joan E. Vives, como miembro de la CEMCS.

En el nº 2.727 de Vida Nueva.

Compartir