Corazón loco

Two lovers

(J. L. Celada) Son tantas las historias de amor que nos ha regalado el cine desde sus comienzos, que resulta casi imposible no caer en la tentación de comparar cada nuevo estreno en este género con aquellos títulos inolvidables (o escandalosamente prescindibles, como el que comentábamos aquí mismo la semana pasada) sobre un sentimiento que envuelve de magia y misterio las relaciones humanas. Two Lovers no es una excepción: un hombre atrapado entre dos mujeres se antoja un argumento tan recurrente como el de los amores posesivos, imposibles o al límite. Sin embargo, el nuevo trabajo de James Gray ofrece la verdadera medida de sus posibilidades no tanto en los hechos que narra cuanto en el modo de hacerlo.

Tras su notable aportación al catálogo del thriller (Cuestión de sangre, La otra cara del crimen y La noche es nuestra), no suficientemente reconocida, el realizador se pasa al drama romántico con este triángulo al uso, pero cuya puesta en escena y pulso narrativo distan mucho de los arrebatos pasionales y los fuegos de artificio a los que con frecuencia recurren otras propuestas de este tipo. Como en las producciones apuntadas más arriba sobre la delincuencia y el hampa, también Gray apuesta ahora por los ambientes sombríos (días grises, noches interminables…), aunque para acentuar la oscuridad en la que vive su protagonista (un Joaquin Phoenix que repite con él, pero que parece haber puesto fin a una interesante carrera como actor).

Como cantaba el popular tema, su “corazón loco” se debate entre dos mujeres: la que encarna el “amor sagrado” (la morena Vinessa Shaw) y la serenidad que anda buscando su espíritu atormentado; y la que se cuela por la ventana de su cuarto como una corriente de “amor prohibido” (la rubia Gwyneth Paltrow), toda vértigo y sorpresa para su monótona existencia. Un triple vértice que el director ensambla con sobriedad y elegancia, en un ejercicio de contención y madurez nada habitual en historias tan proclives al exceso que a menudo rozan lo ridículo.

Two Lovers ofrece una visión del amor tan sensata y alejada de tópicos, que el gran público quizá vea defraudadas sus expectativas. Sus dosis de realismo y la descripción del conflicto interior de este desconcertado individuo hablan de un romanticismo menos trágico que el de ciertos clásicos, pero más patético, ingenuo y febril, como corresponde a alguien que huye de esas verdades que no se quieren oír y que no se atreve a hacer preguntas de las que ya conoce la respuesta.

Que su última película haya llegado a España con dos años de retraso viene a confirmar que estamos ante un cineasta poco convencional, cuya obra no goza de los favores que merece. Caprichos de la industria (o gustos del patio de butacas) al margen, una vez en cartelera, sería imperdonable no apreciar un estilo tan cuerdo de contarnos que el amor es la más hermosa (y dolorosa) locura.

FICHA TÉCNICA

TÍTULO ORIGINAL: Two Lovers

DIRECCIÓN:
James Gray

GUIÓN: James Gray y Ric Menello

FOTOGRAFÍA: Joaquin Baca-Asay

PRODUCCIÓN:
James Gray, Donna Gigliotti y Anthony Katagas

INTÉRPRETES:
Joaquin Phoenix, Gwyneth Paltrow, Vinessa Shaw, Moni Moshonov, Isabella Rossellini, Elias Koteas, John Ortiz

En el nº 2.708 de Vida Nueva.

Actualizado
21/05/2010
Compartir