.


La Iglesia vuelve a pedir la paz y la unidad para los bolivianos

Mensaje unánime de los obispos coincidiendo con las recientes celebraciones del Corpus Christi

diquattro-con-terrazas(Ronald Grebe– La Paz) La Iglesia católica celebró en toda Bolivia el Corpus Christi con una llamada a rezar por la paz y la unidad para los nueve millones de bolivianos, al tiempo que los obispos, encabezados por el presidente del Episcopado, el cardenal Julio Terrazas, demandaron a los políticos soluciones a los problemas y una mayor tolerancia. “Sin Jesús no podemos hacer la voluntad del Padre”, proclamó Terrazas en Santa Cruz, en presencia de unos 40.000 feligreses y con la participación del nuncio apostólico, Giambattista Diquattro, los obispos auxiliares, 200 sacerdotes y fieles de 79 parroquias. “Es ante nuestro Dios que nos arrodillamos y nos inclinamos, pero jamás lo haremos ante los que ostentan sólo la fuerza y el poder para doblegar al ser humano”, afirmó el arzobispo local durante su homilía.

Terrazas saludó también las distintas celebraciones de la solemnidad litúrgica que tuvieron lugar en otras ciudades como La Paz, El Alto, Cochabamba, Sucre, Potosí y Tarija, donde se sintió la sed de Jesús como una esperanza del pueblo boliviano. “Que este día de reflexión que se ha vivido en nuestra patria Bolivia ayude a buscar las soluciones sin estruendos, sin discursos vanos, sin violencias fabricadas o pre-fabricadas, sin sembrar dudas sobre los hermanos, sin hacer que se vuelva a vivir el clima que habíamos condenado hace tiempo de no creernos los unos a los otros, de desconfiar de las palabras, de los gestos, de los saludos y hasta de desconfiar de los encuentros, aunque sean accidentales; tenemos que seguir construyendo la verdad, la verdad al estilo del Señor, acompañándonos y pidiéndonos unidad, unidad de corazón, unidad de mente y unidad de acción”, deseó el purpurado.

En La Paz, sede del Gobierno, la ceremonia estuvo presidida por el arzobispo Edmundo Abastoflor, y a ella asistieron el presidente en funciones, Álvaro García Linera, el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, y autoridades municipales, prefecturales, militares y policiales. Mientras, el portavoz presidencial, Iván Canelas, desveló que los ministros del Ejecutivo participaron en los actos del día “de manera individual en las iglesias a las que  pertenecen”.

El arzobispo de Cochabamba, Tito Solari, por su parte, llamó a la reconciliación y la paz en el país, en tanto que el obispo de El Alto, Jesús Juárez, pidió que se proclame la fe católica “sin temores”, porque “lo que hace falta es tolerancia, respeto y, más que hablar, presentar hechos concretos de mejores condiciones de vida”.

En una coyuntura en la que por primera vez la Carta Magna reconoce a Bolivia como un Estado laico, Juárez se refirió a las autoridades que no asistieron a la celebración. “La fe -dijo- es una invitación y un regalo del Señor. Hemos invitado, y una invitación se acepta o se deja a un lado, y como hay separación entre religión y Estado, invitamos a todos, y el que desea venir, bienvenido”.

En El Alto, donde el 90% de la población es aymara, llamó la atención que la procesión estuviera encabezada por una cruz andina con el rostro de Cristo en el centro. Dada la cantidad de personas reunidas para celebrar el Corpus, Juárez anunció que en 2010 se intentará realizar una misa similar en el estadio de La Paz.

ASALTAN EL DOMICILIO DE NICOLÁS CASTELLANOS

Siete personas fueron detenidas el pasado 16 de junio en Santa Cruz (Bolivia) por el asalto y robo a mano armada en el domicilio del obispo español Nicolás Castellanos

Los sospechosos, que no causaron daños personales pero sí se llevaron dinero y otras pertenencias del religioso y sus colaboradores, entraron el domingo 14 de junio en la casa en la que el agustino asiste a los pobres en el popular barrio del Plan 3.000. Según ha informado la Agencia Boliviana de Información, varios individuos franquearon la puerta de acceso al domicilio de Castellanos, engañando a sus colaboradores. Una vez dentro de la oficina, arma en mano, obligaron al prelado a entregarles “todo el dinero que había en la casa”.

Según algunos medios locales, el misionero español, de 74 años, apresuró su viaje a España tras producirse los hechos. Nicolás Castellanos, premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998 y obispo emérito de Palencia, es colaborador habitual de Vida Nueva. En 1991 renunció a la diócesis palentina para dedicarse a los más pobres y se afincó en Bolivia, donde fundó el proyecto Hombres Nuevos, cuyo objetivo es mejorar las condiciones de vida en los barrios menos favorecidos de Santa Cruz. 

rgrebe@vidanueva.es

En el nº 2.665 de Vida Nueva.

Compartir