.


Desaprender la guerra

(Maite López Martínez) Hace tiempo que la imagen ha unido sus fuerzas junto con la música para crear uno de los géneros musicales más poderosos y fascinantes: el videoclip. Entre ellos hay auténticas obras de arte. Lamentablemente, es un formato prácticamente inexistente dentro de la música cristiana. La primera de las razones tiene que ver con el origen de estas “mini películas”, ya que es puramente comercial.

Existen como reclamo publicitario -éste es su origen- y para la promoción de los artistas. La segunda -muy ligada a ésta- es económica, y consiste en que cuestan mucho: tiempo, creatividad y dinero. Quizás por eso, cuando surge alguno de calidad en este nuestro rico pero discreto ámbito musical cristiano, no hay que dejarlo pasar. No es el único, pero el que hoy nos ocupa brilla como el astro rey, ya que nace del puro amor al arte y a otras cosas (valores, convicciones, compromisos) que no se compran con dinero. Hablamos de Desaprender la guerra, de Luis Guitarra, que da título, a su vez, al tema y a su último disco. No sólo es un videoclip magnífico por su música (excepcional desde el punto de vista de la producción, temática, composición e interpretación) y la imagen (un único plano secuencia que dura lo que dura la canción y que combina la guerra aprendida con la paz deseada que va impregnándolo todo de esperanza). También es una excelente propuesta pastoral y educativa gracias al material didáctico elaborado, abundante y sumamente cuidado. Solidaridad, belleza, calidad, compromiso, valores, educación, creatividad, generosidad y fe en grandes dosis para un videoclip que ha visto su lanzamiento oficial el 21 de septiembre con motivo del Día Internacional de la Paz, pero que no precisa mucha presentación para hacerse valer. Toda la información en www.luisguitarra.com

En el nº 2.633 de Vida Nueva.

Compartir