.


Carta de navegación

(Maite López Martínez) De las muchas imágenes que se pueden utilizar para describir la vida de la Iglesia, una de las más afortunadas es la de la barca. Hunde sus raíces en el Evangelio, plagado de evocadoras escenas entre pescadores. No pocos encuentros tienen de trasfondo esta idea de viajar juntos atravesando los mares. URCA es el nombre elegido por la Delegación de jóvenes del Arzobispado de Santiago de Compostela para convocar a los jóvenes de la diócesis.

Una palabra gallega repleta de sentido y raigambre: eran las naves que llegaban a las costas de Galicia cargadas de ricas mercancías y que se esperaban con gran ilusión. El URCA se define con tres palabras clave: expresión, solidaridad y encuentro. En torno a ellas giran las distintas actividades organizadas: talleres, seminarios, mesas redondas, conciertos, actuaciones y exposiciones. El programa, en lo que a música se refiere, tiene protagonistas de excepción. Artistas que, sencillamente, concentran en su hacer cotidiano esos tres ejes vitales de los que antes hablábamos: Luis Guitarra, Juanjo Melero, Emilia Arija y el grupo 180º. Algunos de ellos se harán presentes en los foros de encuentro, donde compartirán con los participantes sus experiencias y su buen hacer. Otros, además, ofrecerán su música en concierto o recital. Junto con la música, también el teatro y la danza (que multiplica considerablemente el poder evocador y transformante de la música) tienen su espacio. Este año será gracias a la particular puesta en escena de Jesucristo Superstar del Grupo de Danza de Culleredo. Lejos de ser una convocatoria local, los encuentros que giran en torno a las distintas artes para expresar la fe son cada vez más demandados y son capaces de hacer viajar a gente desde cualquier punto de la geografía española.

Para más detalles, se puede visitar la web oficial: www.urca.es.

Compartir