Angelo Bagnasco
El obispo de Japón, Isao Kikuchi, en una imagen de archivo/IK

Alarma vaticana por el invierno vocacional en Japón