Vida Consagrada y jóvenes: caminar con ellos

  • La reciente Asamblea General de CONFER ha estado centrada en el tema del próximo Sínodo: ‘Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional’
  • “Lo que seamos mañana dependerá de nuestra capacidad de abrirnos a los jóvenes de hoy y acompañarles en sus procesos de búsqueda y descubrimiento del camino al que cada uno está llamado para vivir el Evangelio, y de Dios”

portada Somos Confer suplemento Vida Consagrada y jóvenes noviembre 2017 3061

Hace apenas 15 días, hemos celebrado el evento más importante del año para CONFER, nuestra Asamblea General. Es un tiempo de rendir cuentas, de señalar caminos y de encuentro entre los Superiores Mayores que representan a los distintos carismas, los institutos y las comunidades de Vida Religiosa en España.

En esta ocasión, las reflexiones y diálogos que se han propuesto desde el Consejo General de CONFER han ido dirigidas hacia el mismo tema del Sínodo de 2018: ‘Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional’. Nuestro objetivo ha sido interrogarnos sobre “cómo acompañar a los jóvenes para que reconozcan y acojan la llamada al amor y a la vida en plenitud, y también pedir a los jóvenes que ayuden a la misma Iglesia a identificar las modalidades más eficaces de hoy para anunciar la Buena Noticia” (Doc. Preparatorio Sínodo, pág. 1).

A lo largo de los tres días de Asamblea, por tanto, hemos querido escuchar a los jóvenes –religiosos y no religiosos– para conocer su experiencia de “ser mirados con amor” por la Iglesia y en especial por la Vida Consagrada, y para acercarnos a su vivencia del carisma en los tiempos y los espacios en los que se mueven.

También les hemos preguntado, para poder afinar el lenguaje y el estilo que la Vida Religiosa emplea a la hora de acercarse a ellos.

Hemos buscado que tanto el tema elegido como el enfoque a la hora de abordarlo muestren el hondo interés de la Vida Religiosa por la juventud. En primer lugar, porque, como bautizados, estamos llamados a transmitir la Buena Noticia a todos y, con más razón, a los más jóvenes. También porque los Institutos Religiosos y las Sociedades de Vida Apostólica tienen un proyecto de vida apasionante que proponer a quienes afrontan decisiones cruciales sobre su futuro, y es responsabilidad de todos –no solamente de los agentes de pastoral, sino de todas las personas de vida consagrada– acoger a quienes se acercan preguntándose si este es su lugar y acompañarles en su discernimiento.

Los nuevos tiempos traen a la Vida Religiosa nuevos modos de estar en el mundo y nuevos caminos para la Misión. Como ejemplo, CONFER lleva tiempo trabajando la Misión Compartida entre laicos y religiosos, y ha comenzado a impulsar y acompañar desde hace un año los proyectos intercongregacionales. En ambos casos, las claves son la comunión entre los carismas y la complementariedad de los estados de vida.

Hoy somos la Vida Religiosa que Dios quiere para este momento de la Historia. Lo que seamos mañana dependerá de nuestra capacidad de abrirnos a los jóvenes de hoy y acompañarles en sus procesos de búsqueda y descubrimiento del camino al que cada uno está llamado para vivir el Evangelio, y de Dios.

Descargar suplemento completo (PDF)

Lea más:
Actualizado
01/12/2017
Compartir