Libros
Actualizado
17/07/2015 | 03:44
Compartir

‘Mi alegría sobre el puente’


Un libro de José María Toro (Desclée De Brouwer). La recensión es de Ismael Mena Martín

Mi alegría sobre el puente, José María Toro, Desclée De Brouwer

Título: Mi alegría sobre el puente. Mirando la vida con los ojos del corazón

Autor: José María Toro

Editorial: Desclée De Brouwer

Ciudad: Bilbao, 2015

Páginas: 200

ISMAEL MENA MARTÍN | Aún recuerdo el impacto que me causó leer Educar con “co-razón” (DDB, 2005), mi primer libro de José María Toro, que alcanza ya la 15ª edición. Después de una temporada de varios chascos con lecturas de pedagogía ficción, me topé con él. Algunos títulos sobre educación me han activado, pero este ha sido el único que me ha emocionado profundamente. Recuerdo lagrimear en más de una ocasión mientras lo subrayaba. No sé si alguna vez seré capaz de aplicar verdaderamente su propuesta en el aula, pero sé que leerlo fue el nacimiento de un nuevo docente en mí.

Mi alegría sobre el puente no es un libro solo para educadores. Al menos no exclusivamente. Aquí Toro sigue poniendo el foco en el corazón y en la Vida a través de 64 reflexiones que, a modo de breves artículos, pueden constituir una estupenda colección de textos para la contemplación semanal.

Son contemplaciones del ámbito del crecimiento personal, pero en las que también pueden encontrarse sutiles guiños a la tradición y al ser cristiano con su lenguaje delicado y abundante en símbolos, como los del puente o la orilla que dan sentido al título: “A veces leer un libro es como estar sobre un puente, mirando a un río, y contemplar la corriente como si fuese un espejo que nos devuelve nuestro más auténtico rostro. A veces, leer un libro nos permite reconocernos en lo escrito, recreando nuestro propio ser en el autorretrato que dibuja para nosotros su texto”.

Las 64 reflexiones se disponen sin aparente orden a lo largo de las páginas, pero un índice temático las reagrupa así: creatividad, cuerpo y emoción, descanso, meditación y silencio, educación, las estaciones, mirada, las palabras, tiempo, trabajo, servicio y compromiso con la vida. Esta división puede ayudar mucho al lector si quisiera recuperar capítulos para utilizar los textos o insertarlos en oraciones, meditaciones o reflexiones. Quién sabe, amigo lector, si acabas de encontrar un buen complemento a tu desgastado libro de La oración de la rana (Sal Terrae, 1998).

“Dos amigos están sobre el puente. Uno de ellos dice: ‘¡Contempla la alegría de los peces en el río!’. Mas el otro le replica: ‘¿Cómo tú, no siendo pez, sabes de la alegría de los peces’. El primero responde: ‘Por mi alegría sobre el puente’”.

Este brevísimo relato da título al libro, que se complementa con este subtítulo: Mirando la vida con los ojos del corazón. ¿Y qué es para el autor esta mirada? Este mirar a la vida con los ojos del corazón es hacer que el corazón se asome al mundo. La mirada del corazón es una mirada blanda, misericordiosa y que no pretende cambiar al otro, que no compara ni etiqueta. Mirada que alegra, pues alegría significa estar aligerado, soltar pesos y pesares. Si quieres alegrarte, quizás este libro te ayude a tirar al río algunos de tus lastres.

En el nº 2.950 de Vida Nueva.