Libros
Enredados, libro de Margarita Martín San Pablo
Actualizado
19/04/2017 | 06:00
Compartir

Enredad@s. Retos educativos y problemas de las redes sociales

Editorial:

Páginas: 104

Año: 2016

Precio: 12 €


ir a la editorial

La editorial San Pablo está publicando en los últimos tiempos diversos títulos relacionados con lo digital, Internet, evangelización en el “sexto continente”, etc. El que nos ocupa ahora, Enredad@s. Retos educativos y problemas de las redes sociales, va en esta línea de profundizar en los efectos que las tecnologías (quitamos el adjetivo “nuevas”, porque a medida que avanza el siglo cada vez tiene menos sentido) están causando, en este caso no en la Iglesia, sino en la sociedad en general, y más en concreto en los adolescentes y jóvenes. La autora es Margarita Martín, licenciada en Psicología y en Psicopedagogía, doctora en Psicología escolar y experta en tecnologías aplicadas a la educación.

El libro está dirigido principalmente a los padres que se encuentran ante el reto de educar a las nuevas generaciones en un contexto cambiante, en el que ni las familias son lo que eran, ni los niños y jóvenes son lo que fuimos, ni el entorno está dominado por los referentes que tuvieron los que no son nativos digitales.

Ahí está la frontera más importante que se traza en estas páginas: unos hijos que han nacido prácticamente con WhatsApp, Facebook o Tuenti entre los dedos, frente a unos adultos que, en el mejor de los casos, se obligan a devorar toda la información que encuentran sobre estos temas para superar su analfabetismo. Martín lo describe así: “Algunos padres nos manifestaban que se sienten descontextualizados, como si no tuvieran autoridad para ejercer un control sobre sus hijos por pertenecer a la época ‘pre-Internet’”.

Hay otros padres que por su trabajo o sus propios intereses personales manejan las redes sociales con toda naturalidad, y según Martín, tienden a ser más tolerantes y a la vez a preocuparse más por lo que sus hijos hacen en ellas. En el otro extremo, los “asustados-apocalípticos”, que solo contemplan los peligros; o los “fóbicos y/o moralizantes”, que tienen prejuicios bastante negativos de las tecnologías pero que además los esconden bajo la moral de lo que está bien y lo que está mal.

Lo más interesante aparece a partir del capítulo 4, sobre los problemas y retos en las redes sociales. Tras el catálogo habitual de peligros para los menores (adicción, ciberbullying, grooming, sexting, pornografía, etc., que asustan, pero que la propia autora reconoce que “solo un 4% de los adolescentes de entre 14 y 16 años manifiesta haber tenido problemas en o por las redes sociales y muy pocos de esos casos han adquirido una magnitud realmente significativa”), el valor y novedad de este libro radica en aportar una serie de estrategias educativas generales y específicas.

Se trata de no quedarnos en el miedo o en el lamento por “lo malas que son las redes sociales” y acompañarnos mutuamente jóvenes y adultos al adentrarnos en estos espacios de comunicación y convivencia.

Como casi siempre, el problema es el desconocimiento. Bienvenidas obras como esta, que no se quedan en el susto, sino que ven con ojos positivos el nuevo mundo. Con ojos de normalidad.

Publicado en el número 3.031 de Vida Nueva. Ver sumario