El estilo Azorín

José Luis Celada, redactor de Vida NuevaJOSÉ LUIS CELADA | Redactor de Vida Nueva

Una sintaxis muy sencilla, frases cortas y un vocabulario preciso y detallista, como corresponde a un consumado maestro de las descripciones. Así nos enseñaron en el colegio que era el estilo literario de Azorín, y no pocos tuvimos ocasión de disfrutarlo –y envidiarlo– leyendo obras como El alma castellana.

Cuando acaba de cumplirse medio siglo de su muerte (2 de marzo de 1967), las palabras del novelista y ensayista alicantino resuenan con más fuerza que nunca en estos tiempos de subordinadas, circunloquios y crípticos discursos: “La cualidad de simple en punto de estilo no es término de desprecio, sino de arte”. Y él lo tenía.

No porque fuera también un respetado crítico literario o amase el periodismo, sino, sobre todo, porque era un apasionado lector. Un hecho que influyó decisivamente en sus escritos, a la postre pruebas concluyentes de que “el estilo no es voluntario”, sino el resultado de un modo de pensar… y de vivir. Y todo apunta a que el de este ilustre miembro de la Generación del 98 era tan claro y sobrio como su escritura.

Publicado en el número 3.029 de Vida Nueva. Ver sumario

Actualizado
24/03/2017
Compartir