La Iglesia venezolana exige “una investigación objetiva e imparcial” frente a la muerte de Fernando Albán

  • La versión del fiscal general sobre un supuesto suicidio del político generan “profundas dudas de toda índole”, ha señalado la presidencia de la CEV
  • La arquidiócesis de Caracas asegura que “el concejal era hombre de sólidos valores cristianos y compromiso con los pobres”

La muerte del concejal de Caracas, Fernando Albán, detenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en Plaza Venezuela (Caracas), tras ser acusado por el atentado con drones a Nicolás Maduro el pasado mes de agosto, ha generado repudio mundial. También la Iglesia venezolana han manifestado dolor, indignación, incertidumbre y consternación.

Una vez que el fiscal general venezolano, Tarek William Saab, anunciara públicamente el suicidio del político, las reacciones de todos los sectores venezolanos no se hizo esperar pidiendo esclarecer los hechos.

Dudas sobre un ‘supuesto’ suicidio

A la luz de los hechos registrados el lunes 8 de octubre, la presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), a través de un comunicado publicado ayer (9 de octubre), ha manifestado que “su ‘supuesto’ suicidio genera profundas dudas de toda índole, porque todo detenido está bajo resguardo de los órganos de seguridad del Estado quienes se hacen responsables de su integridad física”.

Por su parte, la arquidiócesis de Caracas, en cabeza del cardenal Baltazar Porras, también ha expresado en un comunicado difundido por las redes sociales que “la información dada por el Fiscal General de la República nos deja perplejos y preocupados ante la tesis de un supuesto suicidio, no corroborado por una investigación profunda y objetiva”, por lo cual, la iglesia caraqueña ha exigido al Estado venezolano realizar “una investigación objetiva e imparcial sobre los hechos ocurridos en la sede del SEBIN”, solicitando que “se establezca la verdad sobre lo ocurrido y se determinen las responsabilidades del caso”.

“Hombre de sólidos valores cristianos”

“Hacemos del conocimiento de toda la comunidad nacional e internacional que el concejal era hombre de sólidos valores cristianos y compromiso con los pobres”, se lee en el mismo comunicado de la arquidiócesis. 

Albán era “concejal de la Comisión de Culto, Fomento e Impulso del Buen Vivir por las parroquias Santa Rosalía, San Pedro, El Recreo y San Agustín”, según explican los obispos, y fue un “hombre comprometido con la acción social de la Iglesia Católica en Caracas con Cáritas, ‘la Olla Solidaria’, en los barrios más humildes y ‘El kilo de amor’ para la gente pobre”.

En este sentido, y contrario a la versión oficial sobre su deceso, la presidencia de la CEV defiende que “para nadie es un secreto las opciones de vida del concejal Albán, sus profundas convicciones religiosas, su coherencia con los valores de la fe que ratifican la opción por la vida y no por la muerte, su compromiso por los más pobres en las parroquias a las que servía”.

Derecho a reclamar justicia

Los obispos también han expresado su solidaridad y cercanía a los familiares del concejal, así como a “las comunidades a las cuales representaba y atendía humanitariamente”, al tiempo que resaltan que “como venezolanos, estamos en el derecho de reclamar justicia y de que se aclaren los hechos de esta muerte que enluta a una noble familia y a Venezuela entera”.

La Iglesia caraqueña eleva sus oraciones para que “en nuestra Patria se respeten los derechos humanos de todos los venezolanos, no se vulnere la dignidad del ser humano y el legítimo derecho a la vida de todos los ciudadanos, sin distingo alguno, y se instaure la justicia fundamentada en la verdad, único camino hacia la paz perdurable en nuestro país”.

“Repudiamos cualquier hecho contrario a la dignidad humana y al respeto de los derechos humanos de las personas que se encuentran privadas de libertad por hechos de naturaleza política”, acotaron.

Noticias relacionadas
Actualizado
10/10/2018
Compartir