“Si no escuchamos a los jóvenes se dirigirán a las sectas”, mantiene el cardenal Tsarahazana

Désiré Tsarahazana obispo de Madagascar, nuevo cardenal

El cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Bombay y presidente de la Conferencia Episcopal India, ha acabado este martes, 9 de octubre, con una de las incógnitas del Sínodo de los Obispos que se celebra en el Vaticano hasta el 28 de octubre para debatir sobre ‘los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional’Miembro del Consejo de Cardenales, el grupo de 9 purpurados que asesoran al papa Francisco en el gobierno de la Iglesia y la reforma de la Curia romana, Gracias ha comentado que está “seguro” de que el Pontífice elaborará un documento con las conclusiones de la asamblea sinodal para “dar inspiración” a los jóvenes y a toda la comunidad eclesiástica.

El Sínodo ha entrado en su segunda fase después de que los 267 padres sinodales y 49 auditores (participantes sin derecho a voto) concluyeran esta mañana la primera etapa del encuentro, dedicada a ‘reconocer y escuchar la realidad’. Gracias dijo estar “impresionado” por la experiencia vivida hasta el momento, en la que los jóvenes “han mostrado su gran diversidad en todo el mundo pero que tienen las mismas aspiraciones”.

La amenaza de las sectas

“Nos piden que los escuchemos de verdad y les acompañemos, que les permitamos equivocarse porque son responsables de sus errores”, comentó. El purpurado indio aseguró que esta primera semana de debate le ha servido para “renovar los sentimientos de confianza en la Iglesia” y comprobar que los jóvenes “la aman” y “quieren contribuir a ella”.

El cardenal Désiré Tsarahazana, arzobispo de Toamasina (Madagascar), insistió igualmente en la importancia de una escucha amplia y sincera de la juventud y advirtió sobre las consecuencias de no hacerlo. “Si no los escuchamos se dirigirán a las sectas, que les proponen soluciones y les hablan de un porvenir mejor”, señaló.  

El prelado malgache dijo que en su país la Iglesia sigue contando con autoridad moral pese a los problemas y que los jóvenes se implican en la vida de las comunidades cristianas. Denunció que los mayores problemas de la juventud son la “pobreza extrema”, el “desempleo” y la “cangrena de la corrupción”. Estas dificultades acaban generando una gran “falta de motivación” entre los muchachos.

Mejor formación afectiva para los eclesiásticos

El cardenal canadiense Gérald Cyprien Lacroix, arzobispo de Québec, anunció por su parte que en el documento final del Sínodo se hablará de “sexualidad y afectividad” y pidió una “mejor formación” en estos campos para los eclesiásticos. Lacroix celebró una de las novedades de este Sínodo: la inclusión de tres minutos de silencio después de que se sucedan cinco intervenciones de cuatro minutos de duración cada una. “Es un tiempo para escuchar lo que Dios nos dice. Ayuda a discernir mejor”. 

También estuvo presente en la comparecencia ante los medios la religiosa francesa Nathalie Becquart, que participa como auditora en el Sínodo. Dijo estar “impresionada” por el interés que genera la cuestión de la mujer en la Iglesia entre los padres sinodales. “El tema también está siendo llevado por los hombres, por los obispos”, celebró.

Noticias relacionadas
Actualizado
09/10/2018
Compartir