Salvo Noè: “¡Francisco me enseña tantas cosas de la vida!”

  • El psicoterapeuta italiano presenta en Madrid su libro ‘Prohibido quejarse’, prologado por el Papa
  • “Desplazar la energía de la queja hacia lo que puedo hacer es la solución”, aconseja el autor

El psicoterapeuta Salvo Noè presenta su libro 'Prohibido quejarse'

Cuando escuchó las homilías del papa Francisco, sintió que ambos pensaban igual, que “tenemos una sinergia, una empatía muy fuerte”. Y Salvo Noè quiso encontrarse con él. Hasta que, un buen día, la puerta de la habitación de Bergoglio en Santa Marta amaneció con un cartel colgado: ‘Prohibido quejarse’. La noticia dio la vuelta al mundo. ¿De dónde había salido aquel mensaje? El psicólogo y terapeuta italiano lo sabía bien: era el título de un libro suyo –‘Prohibido quejarse. Haz algo para mejorar tu vida y la de los demás’ (San Pablo)– convertido hoy ya en todo un ‘best seller’ en varios países, incluido España.

Unas páginas que nacieron de “la exigencia de transmitir un mensaje claro: pasar de la queja a una solución, a una posibilidad. Así, podremos lograr amarnos más y disfrutar de la belleza que habita en nuestro interior”, defendió el autor durante su presentación este 4 de octubre en Madrid. “Una obra pensada para ayudar a las personas a salir de la cárcel de la negatividad en la que han decidido encerrarse y para facilitar herramientas que nos permitan mejorar nuestra vida y la de los demás”, añadió la directora editorial de San Pablo, Mª Ángeles López Romero, que le acompañaba en el acto.

La queja es bloqueo

Noè, que se ocupa de “las almas perdidas y en transformación”, sostiene que “la vida no es queja, sino expresión de tus mejores cualidades, de tu potencialidad”. “La queja –subraya– no es potencialidad, sino bloqueo”. Por eso, cuando oyó al Papa hablar del hecho de lamentarse, comprendió que ambos compartían una misma idea. Más aún, recomienda “escuchar sus palabras y aplicarlas”. “No importa –dice– que seáis religiosos o no, sus palabras son útiles para la familia, para el medio ambiente, para la vida diaria…”.

Prueba de esta sintonía sobre el tema, es que el Pontífice argentino firma el prólogo de su obra. Solo en algunas ediciones. Sin embargo, Noè confiesa que en Italia “incluso los ateos sienten curiosidad por ver lo que dice el Papa y compran el libro que lleva su prólogo”.

En el trabajo y en la escuela

También en el ámbito laboral se está difundiendo “y aplicando” su libro, o en los colegios, donde algunos profesores han dedicado la clase del día a ‘Prohibido quejarse’. “Se trata de enseñar a los estudiantes a superar un problema, a hablar de él, a mirarse a los ojos en caso de conflicto para llegar al encuentro”. “Respetar al otro, respetar al más frágil, echar una mano a quien lo necesita. Esta es la filosofía de ‘Prohibido quejarse’”, insiste este experto en procesos formativos y mediador familiar.

Pero él sabe bien que no es fácil acabar con las quejas. De ahí que invite a “encontrar algo que nos guste, un motivo para disfrutar de la vida”. A juicio de Noè, “desplazar la energía de la queja hacia lo que puedo hacer es la solución”.

Una humildad que desarma

¿Y la de su prologuista? Porque más de uno pensará que al papa Francisco motivos no le faltan para quejarse. “El Papa suele decir una cosa –responde el psicólogo italiano–, sobre todo cuando le atacan: silencio y oración. Es inútil entrar en conflicto, hay que rezar por los que tienen el corazón en conflicto”. Y añade emocionado: “¡He aprendido tanto de su capacidad para gestionar los problemas! Antes de concluir con una “confidencia” que ha tenido oportunidad de observar cuando le ha visto sin cámaras ni fotógrafos: “Su humildad es desarmante. Cuando se encuentra conmigo, lo primero que me pregunta es qué necesito; solo estar junto a él ya ayuda”. No porque sea el Papa, sino porque “como persona me enseña tantas cosas de la vida…”, confiesa Noè.

Noticias relacionadas
Actualizado
04/10/2018
Compartir