El Papa llama a toda la Iglesia a rezar el Rosario contra “el diablo que trata de dividirnos”

  • En una petición inédita en plena tormenta por los abusos y por el caso Viganò, Francisco reclama el apoyo de “todos los fieles, de todo el mundo”
  • Francisco propone incluir todos los días en octubre una oración a María y san Miguel Árcangel: “Solo la oración puede vencerlo”

manos de mujer con un rosario rezando

En plena tempestad por la lacra de los abusos sexuales en la Iglesia, 24 horas después de que el ex nuncio Carlo Maria Viganò lanzara un nuevo dardo contra el Papa y cuando queda menos de una semana para que el Sínodo de los jóvenes arranque bajo la sombra de posibles ataques de grupos ultraconservadores, el Papa ha hecho un llamamiento inédito a la Iglesia universal.

A través de un comunicado Francisco ha pedido “a todos los fieles, de todo el mundo” rezar diariamente el rosario en octubre “para pedir a la Santa Madre de Dios y el Arcángel Miguel para proteger a la Iglesia del diablo, que siempre trata de dividirnos de Dios y entre sí”. Una iniciativa que pone de manifiesto la importancia que el Papa argentino da a la actual crisis que está viviendo la Iglesia y que ha decidido combatir con la mejor arma con la que cuenta: la oración.

Y es que, antes de iniciar el viaje a los países bálticos, se reunió con el sacerdote Fréderic Fornos, responsable de la Red Mundial de Oración por el Papa para que haga llegar este mensaje a todos los rincones del planeta. De la misma manera, hace apenas quince días en la misa diaria de Santa Marta recordó que “solo la oración puede vencerlo”, refiriéndose al maligno.

De la misma manera, cuando hizo pública la Carta al Pueblo de Dios para llamar a la acción frente a los abusos de poder, de conciencia y sexuales por parte del clero, el Papa ya apuntó a todos los católicos de forma reiterada que la mejor manera de combatirlo era a través de “la penitencia y la oración” que nos ayudará a sensibilizar nuestros ojos y nuestro corazón ante el sufrimiento ajeno y a vencer el afán de dominio y posesión que muchas veces se vuelve raíz de estos males.

Además de rezar el rosario como tal, Francisco propone concluir con dos oraciones. Por un lado encomendándose a María a través de “Sub tuum praesidium”, que en castellano tiene múltiples traducciones:

“A tu amparo y protección, Madre de Dios, acudimos.
No desprecies nuestros ruegos,
y de todos los peligros, Virgen Gloriosa y Bendita,
defiende siempre a tus hijos”.

Por otro, el Papa también plantea que este rosario especial para el mes de noviembre concluya con la oración escrita por León XIII.

“San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo
contra la perversidad y asechanzas
del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
y tú Príncipe de la Milicia Celestial,
arroja al infierno con el divino poder
a Satanás y a los otros espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas.
Amén”.

Noticias relacionadas
Actualizado
29/09/2018
Compartir