El papa Francisco llega a los cines

  • Hoy se estrena en España ‘El papa Francisco: Un hombre de palabra’, un documental de Wim Wenders
  • El cineasta alemán repasa en compañía de su protagonista las grandes líneas maestras del pontificado

Fotograma del documental 'El papa Francisco: Un hombre de palabra'

Gran estreno: ‘El papa Francisco: Un hombre de palabra’


En una escena internacional dominada por líderes que rara vez cumplen lo que dicen, la honestidad de Jorge Mario Bergoglio despierta a su paso admiración y respeto. Wim Wenders se cuenta entre quienes aprecian esa virtud a la baja, y así quiso transmitirlo cuando se le brindó la oportunidad de mostrarle al mundo quién es y –sobre todo– cómo piensa el papa Francisco.

Porque su nuevo documental no es un ‘biopic’ al uso del Pontífice argentino, sino la carta de presentación de ‘Un hombre de palabra’. Su programa de gobierno para la Iglesia, pero también una magnífica hoja de ruta para este desnortado planeta que habitamos.

Francisco de Asís, el santo que ofreció “respuestas radicales” a las preguntas de su época y al que debe su nombre el último sucesor de Pedro, constituye el punto de partida de esta historia y el referente elegido por el veterano realizador alemán para secundar las opciones fundamentales de su protagonista. Pese a la dudosa eficacia narrativa de varios incisos –que recrean en blanco y negro episodios destacados de la vida de ‘Il Poverello’–, desde el principio se adivina que ambos personajes comparten un sueño común: una Iglesia pobre y para los pobres.

Fotograma del documental 'El papa Francisco: Un hombre de palabra'

Este deseo papal, que él mismo reivindica como actitud y seña de identidad del cristiano, se erige en hilo conductor del relato. Tanto en las entrevistas cara a cara con el director en el Vaticano como en las homilías y discursos pronunciados en situaciones muy distintas (viajes, celebraciones, audiencias…) y ante los auditorios más diversos: de la Curia a la ONU, de una favela de Río de Janeiro a los suburbios de Nápoles, de dirigirse a cardenales o políticos a abrir su corazón a un grupo de niños, de presos o de refugiados.

Confidencias que encandilan

Frente a la cámara de Wenders, a la que este “apóstol de la oreja” encandila con su mirada hasta atrapar al espectador sin distinción de credos, Francisco se sincera con su habitual desparpajo y sin perder la sonrisa sobre temas de tanto calado como la necesaria “ternura espiritual” del sacerdote, el sufrimiento del inocente y la apuesta de Dios al “juego de la libertad” o la importancia de reconciliarse con la propia muerte. Confidencias que se entremezclan con algunas de sus reflexiones de cabecera acerca de la cultura del descarte, la globalización de la indiferencia o su defensa de la “triple T” (tierra, techo y trabajo) como garantía de dignidad.

La pederastia clerical, la familia o el cuidado de la casa común son otros de los argumentos que se cuelan en esta cinta. En las conversaciones con el Papa y en sus intervenciones a lo largo y ancho del mundo, cuyo eco se amplifica con unas imágenes que contagian la emoción vivida por quienes fueron testigos directos de las mismas (la labor de edición y montaje del material facilitado por el ‘Centro Televisivo Vaticano’ sin duda contribuyen a ello).

Fotograma del documental 'El papa Francisco: 'Un hombre de palabra'

Mientras, un mensaje de esperanza recorre este documental para todos los públicos: “¡Tenemos tanto que hacer!, y tenemos que hacerlo juntos”, nos recuerda Francisco. El maestro Wenders ya ha puesto su granito de arena.

Actualizado
28/09/2018
Compartir