El Consejo Indigenista Misionero presenta el informe anual de ‘Violencia contra los pueblos indígenas en Brasil’

  • El organismo, vinculado a la CNBB, denuncia “la perversa realidad vivida diariamente por estos pueblos en el país”, a la luz de los casos que tuvieron lugar en 2017
  • La publicación es “el principal instrumento de denuncia” de los asesinatos, homicidios, violaciones a los derechos y violencias físicas, sexuales y simbólicas

Brasil un indígena de la Amazonía hace frente a la policía durante una protesta

Con la participación del presidente del Consejo Indigenista Misionero (CIMI), Roque Paloschi, arzobispo de Porto Velho, del secretario ejecutivo de este organismo, Cleber Buzatto, y del subsecretario adjunto de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), el sacerdote Antônio Silva da Paixão, este 27 de septiembre se presenta en Brasilia el informe ‘Violencia contra los pueblos indígenas de Brasil 2017’ que, a su vez, retroalimenta y actualiza la plataforma CACI (Cartografía de Ataques contra Indígenas), donde se registran más de 1.000 asesinatos de indígenas, ocurridos a nivel nacional durante los últimos años.

El lanzamiento del informe será a las 2:30 p.m. en la sede de la CNBB. También contará con la presencia de algunos líderes de los pueblos Karipuna y Akroá-Gamella, así como de Lúcia Rangel y Roberto Liebgott, organizadores de la publicación, según ha anunciado el CIMI en su web.

Instrumento de denuncia

“Publicado anualmente, el informe es el principal instrumento de denuncia del CIMI, tanto en Brasil como en el exterior, sobre la perversa realidad vivida diariamente por estos pueblos en el país”. En efecto, la publicación detalla datos sobre las formas de violencia que impactan en la vida de los pueblos originarios, incluyendo asesinatos, violaciones a sus derechos, amenazas de muerte, homicidios culposos y violencias físicas, sexuales y simbólicas, como lo son los casos de racismo, discriminación y los abusos de poder.

Además de estas informaciones, el informe revela las violencias que sistemáticamente vienen repercutiendo en la población indígena como consecuencia de la represión que viven de cara a la omisión y la morosidad en la demarcación de sus territorios, a lo que se suma la invasión y explotación ilegal de sus recursos ‘sagrados’ y naturales, amén de la falta de asistencia a la salud, la educación, la mortandad infantil y el suicidio.

Otras realidades, como las de los pueblos aislados –que evitan el contacto con la población no-indígena– también tienen lugar en los análsis que presenta el CIMI en su informe. Algunos pueblos como Akroá-Gamella, en Maranhão, han sido víctimas de ataques por defender su territorio tradicional. Otros, como los karipunas en Rondônia, asisten a procesos drásticos de deforestación de sus tierras y están en camino a “un eminente proceso de genocidio”, según ha denunciado el Ministerio Público Federal. 

Noticias relacionadas
Actualizado
27/09/2018
Compartir