El Monasterio de Santa María de Huerta, afectado por las inundaciones

El Monasterio Cisterciense de Santa María de Huerta ha sido el más afectado por el desbordamiento del río Jalón, tras la tormenta del pasado domingo. Además, los bomberos tuvieron que acudir a rescatar a un grupo de 40 turistas que visitaba el recinto. El agua derribó un muro de la tapia que rodea la huerta del monasterio y entró con fuerza arrastrando todo lo que encontraba a su paso, hasta entrar en el interior de la iglesia y en la planta baja de toda la abadía, convirtiendo todo en un enorme lodazal.

La accesibilidad a algunas de las zonas inundadas todavía es imposible a pesar de los trabajos de limpieza que se están realizando desde ayer. Las primeras evaluaciones hablan de que las zonas más afectadas son la recepción, la iglesia y ambos claustros además de los muros que rodean el monasterio.

China prohíbe la evangelización online

La Administración Estatal de Asuntos Religiosos de China ha publicado el borrador de las ‘Medidas para la gestión de la información religiosa en Internet’ o lo que es lo mismo las nuevas normas de control de sitios web de actividades religiosas.

Entre las nuevas reglas destaca la prohibición de difundir ceremonias religiosas, oraciones o predicar vía streaming. Quien quiera abrir un sitio web religioso deberá pedir permiso a la autoridad y será juzgado para comprobar que es “moralmente sano y políticamente confiable”. Las organizaciones y escuelas que reciban la licencia solo podrán transmitir sus instrucciones a sus redes internas, donde solo podrán ingresar con su nombre y contraseña registrados.

Las ‘Medidas’ prohíben publicar la más mínima crítica al liderazgo del Partido y a la política religiosa oficial o promover la participación de menores en ceremonias religiosas. Todo ello con el fin de detener la difusión de las enseñanzas religiosas en internet y bloquear el creciente interés espiritual en la sociedad china.

Gänswein: “El escándalo de abusos es el 11-S de la Iglesia”

El secretario del papa emérito Benedicto XVI, Georg Gänswein, ha declarado que “la Iglesia mira con consternación a su propio 11 de septiembre, salvo que esta catástrofe ha ocurrido durante muchos días, meses y años, creando innumerables víctimas. No me malinterpreten: no comparo las víctimas o el abuso con las 2.996 personas que perdieron la vida en esos ataques”.

Gänswein ha participado en la presentación del libro ‘The Benedict option’, escrito por Rod Dreher, y se ha referido al aniversario del 11-S como una “catástrofe apocalíptica”, comparándola con la tragedia que ha caído sobre la Iglesia tras el informe de Pensilvania, que denuncia los abusos sexuales perpetrados por cerca de 300 religiosos a más de 1.000 menores durante cerca de 70 años en 6 diócesis estadounidenses.

“Hasta ahora, nadie ha atacado a la Iglesia católica con aviones de pasajeros, sin embargo, las noticias procedentes de América con todas estas almas heridas de muerte, es un mensaje terrible para todos los sacerdotes, más que si se hubieran caído todas las iglesias de Pensilvania o el santuario nacional de la Inmaculada Concepción en Washington”.

Noticias relacionadas
Actualizado
11/09/2018
Compartir