O’Malley pide que la lucha contra los abusos sea una “una prioridad” para la Iglesia

  • El cardenal advierte de que “la evangelización, las obras de caridad y la educación” se verán afectadas si no se responde a la pederastia
  • La Comisión Pontificia para la Protección de los Menores anuncia la creación de comités de consulta para supervivientes tras concluir su asamblea plenaria

El cardenal Sean P. O'Malley , en la celebración de una eucaristía/CNS

“Si la Iglesia es incapaz de responder con todo su corazón y hacer de este asunto una prioridad, todas nuestras otras actividades de evangelización, obras de caridad y educación se verán afectadas. Esta debe ser la prioridad en la que debemos enfocarnos ahora”. No esconde la importancia de la lucha contra la pederastia eclesial el cardenal estadounidense Séan O’Malley, arzobispo de Boston y presidente de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores (CPPM), la institución creada por el papa Francisco en marzo de 2014 para prevenir los abusos sexuales a niños, adolescentes y adultos vulnerables en la Iglesia.  

Tras la conclusión ayer, 9 de septiembre, de la asamblea plenaria de la CPPM celebrada en Roma, O’Malley concedió una entrevista a Vatican News, portal oficial de la Santa Sede, en la que destacó lo “crucial” que resulta “llevar la voz de las víctimas a todos los vértices de la Iglesia”. Solo así las más altas instancias eclesiales entenderán la importancia de responder de manera “rápida y correcta” a cualquier caso de abuso sexual.

Oportunidad para prevenir

El presidente de la CPPM subrayó la “urgente necesidad” que tiene la Iglesia de dar una “respuesta clara” frente a la pederastia y puso como ejemplo los “recientes hechos” que han sacudido a la comunidad eclesiástica. Hacía referencia sin citarlo al informe sobre los casos de abusos en 6 diócesis de Pensilvania (Estados Unidos), que destapó la existencia de 1.000 víctimas y 300 sacerdotes abusadores. En una nota, la CPPM comentó que “las cuestiones que han surgido en los meses recientes” son una “oportunidad” para llamar la atención sobre la importancia de la prevención, de manera que “el futuro sea diferente a nuestra historia”.

El comité de expertos trabaja ahora en la elaboración de ‘líneas guía’ que puedan ser utilizadas por los episcopados para “medir la implementación y el cumplimiento” de las normas establecidas para prevenir los abusos. También creará la CPPM comités de consulta para supervivientes con los que las víctimas recibirán una ayuda integral y podrán asesorar a las Conferencias Episcopales. El primero de estos comités nacerá en Brasil.  

Más de 100 talleres

O’Malley aclaró que la “competencia” del grupo de trabajo que preside se refiere a la prevención y no a casos que ya se han producido. “Estamos tratando de cambiar el futuro, para que estas historias tristes no se repitan”, insistió.

La asamblea plenaria se abrió con el testimonio de un superviviente de un eclesiástico pederasta y por el de la madre de dos adultos que fueron abusados de niños. La nota de la CPPM informó de que desde su anterior encuentro, celebrado en abril, sus miembros han realizado más de cien talleres sobre protección de menores, dos de los cuales estuvieron dedicados a los obispos ordenados durante el último año.

Noticias relacionadas
Actualizado
10/09/2018
Compartir