Un periodista italiano, artífice mano a mano de la carta de Viganò

  • Marco Tosatti, habitual entre los críticos de Bergoglio, ayudó al exnuncio a redactar con un estilo más fluido el “testimonio” el 22 de agosto durante unas tres horas en el salón de su casa
  • Para el comunicador, el origen de este texto estaría en el informe Pensilvania y su publicación durante el Encuentro Mundial de las Familias se debió a los plazos necesarios para las traducciones

Desde antes de la confección del programa del Encuentro de las Familias de Dublín, a nadie se le escapa de la existencia de un grupo, más o menos organizado, dentro de la Iglesia muy crítico con las derivas en lo que se refiere a las propuestas para la familia de hoy. Tras los dos sínodos y la publicación de ‘Amoris laetitia’ –y haciendo de cinco ‘dubia’ cardenalicios una suerte de guía de justificación contra cualquier precepto moral o canónico–, los autodenominados tradicionalistas han hecho de las cuestiones de la pastoral familiar uno de sus caballos de batalla.

En este ambiente, se produjeron algunas campañas de rechazo al programa de las jornadas en Irlanda, que incluían al jesuita James Martin con una ponencia sobre la acogida en las parroquias a los cristianos homosexuales. Ante el fracaso de determinadas campañas de presión o la convocatoria de un congreso paralelo en un hotel de la capital irlandesa sin excesivos resultados, la ‘bomba’ llegó el día de clausura cuando unos medios marcados por su postura crítica con las reformas de Francisco publicaron un texto de 11 páginas del que fuera nuncio en los Estados Unidos, Carlo Maria Viganò –cuyo nombre se ha podido leer en otros escándalos vaticanos anteriores–, acusando al papa Francisco de encubrir lo abusos de Theodore McCarrick –antiguo arzobispo de Washington y cardenal–. Por ello, le pedía al pontífice su renuncia.

Uno de los críticos declarados de Bergoglio 

Frente a la negativa del papa Francisco a hacer valoraciones en el vuelo de regreso, ya que el texto “habla por sí solo”, otras instancias eclesiales no se han quedado paradas. La Conferencia Episcopal de los Estados Unidos acogió las acusaciones del que diplomático de la Santa Sede como cualquier denuncia de abusos que debe ser investigada. A su vez, entre los vaticanistas se han sucedido las investigaciones para profundizar en el motivo y la oportunidad de esta carta tras un viaje marcado por el reconocimiento de Francisco del sufrimiento de las víctimas de abusos por clérigos y religiosos irlandeses.

Una de las últimas confesiones es la del periodista italiano Marco Tosatti, alguien que lleva escribiendo sobre religión y el Vaticano desde 1981, habitual colaborador del medio crítico con el pontífice argentino La Verità. Ahora la agencia estadounidense Associated Press, que desde hace años ha estado insistentemente ahondando en las situaciones de abusos a menores en la iglesia americana, ha confirmado que Tosatti habría ayudado a redactar el “testimonio” del exnuncio Viganò. Para ello, el 22 de agosto, mantuvieron un encuentro de unas tres horas en el salón de la casa del periodista italiano.

El periodista Marco Tosatti con Juan Pablo II durante uno de los viajes del pontífice polaco

Tossatti arremete contra el silencio de Francisco

El propio Tossatti, en su blog ‘Stilvm Cvriae’, ha matizado algunos de los detalles que la prensa italiana ha ido traduciendo e interpretando se la noticia de la agencia americana. Él mismo relata que el testimonio iba a ser inicialmente una entrevista y que surgió la oportunidad de cambiar de modalidad para hacer llegar este contenido a la opinión pública tras el informe de la Corte Suprema de Pensilvania. Su labor, confirma, ha sido la de una “edición profesional” en la que, a partir de un borrador, “cuyo material era íntegramente del nuncio”, se modificó para que fuese “empleable periodísticamente”.

Junto a estas cuestiones, señala que la publicación en la conclusión del Encuentro Mundial de las Familias se debió, más bien, a la elaboración de las traducciones al inglés y el español a partir del original italiano, algo que se realizó “del miércoles al domingo por la mañana”. Tosatti se queja de quienes “tratan de instrumentalizar y desacreditar esta operación de claridad y valentía llevado adelante por monseñor Viganò”. Y, en alusión velada a la respuesta de Francisco, señala que este ataque al exnuncio por parte de los medios no tradicionalistas es “una señal de desesperación de aquellos que intentan distraer desde el silencio y la negativa a dar respuesta a una cuestión que está siendo algo muy duro para muchos católicos”.

Noticias relacionadas
Actualizado
29/08/2018
Compartir