Suman seis los sacerdotes mexicanos asesinados en lo que va del año

La Procuraduría de Michoacán ha confirmado  que el religioso Miguel Gerardo Flores, desaparecido en días pasados, fue asesinado con arma de fuego

En lo que va del 2018, seis sacerdotes han sido asesinados en México, de acuerdo con el Centro Católico Multimedial (CCM), plataforma digital que durante los últimos años ha realizado un detallado seguimiento de la violencia en contra de ministros de culto en el país.

El CCM aseguró que el asesinato del sacerdote Miguel Gerardo Flores Hernández, de la Arquidiócesis de Morelia, ocurrido el pasado fin de semana, hace de este 2018 un año sangriento para la Iglesia en México.

“En la actualidad, por nueve años consecutivos, nuestro país es uno de los lugares más peligrosos en el mundo para ejercer el sacerdocio; seis sacerdotes asesinados en los últimos meses, lo demuestran”, apuntó.

Conforme al estudio elaborado por el área de investigaciones del CCM, las cinco entidades con el mayor número de homicidios cometidos contra sacerdotes y agentes de evangelización son: Ciudad de México (10 casos); Guerrero (10 casos); Veracruz (8 casos); Chihuahua (7 casos) y Michoacán (6 casos).

Otro sacerdote caído

El pasado fin de semana, la Arquidiócesis de Morelia confirmó el hallazgo del cuerpo sin vida del sacerdote Miguel Gerardo Flores Hernández, quien se desempeñaba como vicario en la Parroquia de Santa Catarina de Alejandría, en Jucutacato, Michoacán.

El cadáver fue encontrado en la localidad de Nueva Italia, en el municipio de Múgica, en Michoacán, según un comunicado emitido por la Arquidiócesis de Morelia. La última vez que se le vio fue el sábado 18 de agosto, tras celebrar una misa en el municipio de Uruapan. Un día después, la Procuraduría General de Justicia de Michoacán confirmó que el sacerdote murió por disparos de arma de fuego.

“El padre Miguel Gerardo Flores Hernández era originario de Sombrerete, Zacatecas. Fue ordenado sacerdote en 2007, y pertenecía a la comunidad de los Misioneros de la Sagrada Familia. Además de su labor en la Parroquia de Santa Catarina en Jucutacato, también estaba al frente del Nazareth, Centro de Formación Familiar, Infantil y Juvenil”, informó la Arquidiócesis morelense.

En el comunicado, el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos –especialista en proceso de pacificación– expresó sus condolencias a los Misioneros de la Sagrada Familia, y pidió seguir orando por la grave situación de violencia que se vive en el país.

Noticias relacionadas
Actualizado
28/08/2018
Compartir