Ayuda a la Iglesia Necesitada-México lanza campaña a favor de Venezuela

“Proveer alimento, medicinas, ayuda material, espiritual y consolar al pueblo, es una tarea que requiere de toda nuestra solidaridad y apoyo”, asegura la directora de esta fundación pontificia

Venezuela está sufriendo una crisis social, económica y política, la más fuerte de su historia, por lo que la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada-México ha lanzado una campaña para apoyar, a través de sus religiosas y sacerdotes, a que el pueblo venezolano no desfallezca ni física ni espiritualmente.

Y es que, según el último informe de Cáritas Venezuela, la pobreza extrema va en ascenso, al igual que la violencia y la precariedad en las condiciones laborales. Tan solo la inflación alimentaria superó el 1,300 por ciento en 2017, lo que imposibilita a la población a acceder incluso a productos de necesidad básica para el desarrollo de una vida digna.

“No se diga en el tema de salud –señala Julieta Appendini Morán, directora de la fundación– pues las medicinas son carísimas y muchos de los pacientes con enfermedades crónicas mueren debido a que no cuentan con los medicamentos para seguir con vida”.

Como era de esperarse, este panorama ha provocado olas masivas de migración: “actualmente se calcula que cuatro millones de venezolanos se han ido del país, lo que equivale a 25 mil personas emigrando diariamente”, dice.

Appendini Morán asegura que, ante esta situación, la Iglesia venezolana está sufriendo al lado de su gente. “Sacerdotes y religiosas, quienes también viven en pobreza, están haciendo lo imposible para sostener, acompañar y consolar a su pueblo. Instrumentan esfuerzos para ayudar, y necesitan los medios para seguir adelante en esta misión. Proveer alimento, medicinas, ayuda material, espiritual y consolar al pueblo, es una tarea que requiere de toda nuestra solidaridad y apoyo”.

En este contexto, Ayuda a la Iglesia Necesitada-México busca apoyar para que el pueblo venezolano, a través de sus religiosas y sacerdotes, no desfallezca ni física ni espiritualmente. Concluye Appendini: “juntos podemos hacer oración por la paz en Venezuela, y además contribuir económicamente, para que nuestros hermanos venezolanos encuentren una luz de esperanza, y su fe no desfallezca. Cualquier ayuda, por pequeña que sea, será un apoyo grande para Venezuela. Sigamos construyendo una Iglesia con voz y esperanza. 

Donaciones en: ACN-México

Noticias relacionadas
Actualizado
17/08/2018
Compartir