Yo, cristiano perseguido en… Uganda

  • Stephen Kilama y otros 40 seminaristas fueron secuestrados por el LRA en 2003
  • Tras ser el único que pudo huir, ahora cumple su sueño de ser ordenado sacerdote

Stephen Kilama y otros 40 chicos fueron secuestrados por el Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés). Sucedió la noche del 11 de mayo de 2003, y todos eran alumnos del seminario menor de Gulu, en Uganda. Pero ellos eran solo una mínima parte de los 30.000 niños y adolescentes reclutados a la fuerza por este grupo paramilitar desde 1987.

De aquel tiempo en que estuvo secuestrado, Stephen recuerda lo que para él era lo más importante: “La oración era mi única esperanza, lo único que tenía”. Y continúa diciendo: “Mi fe ha crecido”. Durante las seis semanas que estuvo secuestrado, asegura que “vi cosas que nunca pensé que habría podido soportar ver”.

Asesinados por intentar fugarse

Fue testigo de cómo varios jóvenes fueron asesinados por intentar fugarse. Él tuvo más suerte. Aprovechando su primer combate contra las tropas del Gobierno ugandés, se escondió para que sus compañeros lo dejaran atrás. Pasó varias horas agazapado y después vagó dos días sin comer, hasta que unos soldados del Ejército nacional le ayudaron.

Hoy tiene claro Quién le ayudó: “Solo por el poder humano, habría sido imposible escapar de todo eso. Pero Dios puede hacer milagros”.

Iban a celebrar su funeral

Cuando llegó a casa, descubrió que sus padres “ya querían celebrar mi funeral”. Lo que le hace ver las cosas con perspectiva… y esperanza: “Puede haber personas que no han experimentado a Dios, pero yo lo experimenté”.

Desde la noche del secuestro, no ha vuelto a saber nada de doce de sus compañeros de seminario. Catorce años después, Stephen es ordenado sacerdote: “Como pastor, quiero llevar al mundo el mensaje de la misericordia de Dios y de la paz”.

Noticias relacionadas
Actualizado
09/08/2018
Compartir