En el día de la posesión de Iván Duque, la Iglesia invita a abrazar la paz como “una tarea que no da tregua”

  • El inicio del nuevo Gobierno se enmarca en las celebraciones de la batalla de Boyacá: “Hoy la batalla que Colombia libra es contra la corrupción”, afirma el episcopado
  • A través de un video-mensaje, los obispos recuerdan el imperativo de “sembrar y cultivar un mismo amor por la Patria”

Este 7 de agosto Iván Duque Márquez se posesiona como presidente de Colombia, relevando en la Casa de Nariño a Juan Manuel Santos, cuyo mandato se prolongó por ocho años, desde su elección en 2010 y tras su reelección en 2014.

Derrotar los males que afecta al país

Un 7 de agosto de 1819, la campaña libertadora comandada por Simón Bolívar selló la independencia de Colombia en la batalla de Boyacá. “Hoy la batalla que libra Colombia es contra la corrupción, la gravísima problemática del sector salud, los cultivos ilícitos y el tráfico de estupefacientes, la polarización y la división, la inestabilidad social, y los atentados contra la vida y la familia”, ha destacado la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), a través de su portal web.

A través de un video-mensaje, los obispos colombianos recogen varias de las “ideas-fueza” que han propuesto a lo largo de este año electoral, manteniendo el mismo tono propositivo de otros mensajes en los que dan cuenta de su compromiso como “artesanos de paz”.

La paz, compromiso de todos

Construir una Colombia en paz es una tarea que no da tregua, es un compromiso de todos”, recuerda el presidente de la CEC, Óscar Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio, enfatizando la urgencia de habitar, juntos, “un país que sea patria y casa de todos”. 

Hace posible la paz no es una tarea fácil. “Para lograr este propósito, es necesario que todos sembremos y cultivemos en el corazón el mismo amor por la patria”, sugiere Élkin Álvarez, secretario general de la CEC y obispo auxiliar de Medellín.

Uno de los mayores retos inaplazables que afronta el nuevo gobierno es el de “trabajar por la unidad de Colombia”, como ha propuesto el episcopado. En este sentido, Ricardo Tobón, vicepresidente de la CEC y arzobispo de Medellín, también anima a evitar “que la venganza, la inequidad, arruinen la vida de los colombianos”. 

En un tiempo en el que se ha incrementado el número de asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos –como ha denunciado la Iglesia–, derrotar la violencia es una de las mayores urgencias: “No permitamos que ningún género de violencia acabe con una vida más”, clama el arzobispo de Medellín.

Foto: Publimetro

Noticias relacionadas
Actualizado
07/08/2018
Compartir