Fernando Eiras: “Es buena señal que los pobres sientan que el Papa está con ellos”

Fernando Eiras, guionista de televisión

Ha sido guionista de ‘El informal, ‘¿Qué apostamos?’, ‘¿Qué me dices?’, ‘Las mañanas de Cuatro’, ‘Conexión Samanta’ o ‘Dani y Flo’, y gracias a alguno de ellos tiene tres Premios Onda en la estantería. De ahí que sea la persona perfecta para haber firmado un libro necesario en español: ‘Manual del guionista de televisión. Una guía práctica para escribir entretenimiento audiovisual’ (Berenice). Con este hombre curtido e inteligente nos tomamos ese ‘gin-tonic’ que le hace escuchar la voz de la calle.

PREGUNTA.- Ahora se atreve con un libro. ¿Qué encontramos en este ‘Manual del guionista de televisión’?

RESPUESTA.- Te voy a decir lo que no encontramos: academicismos, ni pretensiones ensayísticas, ni argumentos teóricos. Este manual parte de la experiencia laboral y se orienta única y exclusivamente a la práctica. Para mí el guión siempre ha sido una herramienta y aquí pretendo mostrar su uso y su manejo. Y para hacerlo ameno he ido trufando alguna que otra anécdota de la profesión, lo cual puede servir como guía de supervivencia en este mundo de locos.

P.- ¡Ya nos hubiera gustado encontrar un libro así durante la carrera!

R.- Aquí el entretenimiento siempre ha estado relegado a un segundo término, detrás de la ficción. De hecho, todavía hay gente que se sorprende de que el chiste de un presentador no sea suyo, sino escrito por un guionista. La prueba es que, cuando hay que escribir una gala como la de los Goya, siempre se contrate a escritores muy talentosos, pero ajenos al mundo de la televisión. Y así les quedan luego, claro.

P.- ¿Cómo se cambia el chip para tanto programa tan distinto?

R.- Como en cualquier otro trabajo, hay que estar al día y eso en el mío se consigue de una manera muy sencilla: viendo la televisión. Hay que ver todo tipo de programas, máxime porque, como guionistas, una de nuestras labores también puede ser crear formatos.

P.- Usted es el ventrílocuo de famosos. ¿No da rabia?

R.- A mí no, porque me da tanto pánico ponerme delante de una cámara que mi lugar natural es estar detrás de ellas.

Noticias relacionadas
Actualizado
21/07/2018
Compartir