Tres películas para el fin de semana (20-22 de julio de 2018)

Cada viernes, Vida Nueva te acerca sus recomendaciones en pantalla grande (o no tanto)

Fotograma de 'Happy End'

El estreno de la semana: ‘Happy End’


Una familia burguesa del norte de Francia, donde la crisis migratoria europea también llama a la puerta, no está atravesando su mejor momento: a la salud cada día más frágil del patriarca, viene a sumarse la muerte de uno de sus miembros y un asunto que puede acarrear graves consecuencias para la empresa familiar.

Con esa aparente e inquietante placidez que le caracteriza, el veterano Michael Haneke desentraña los secretos que rodean al acomodado clan, mientras airea sus trapos sucios sin perder la compostura. Una vez más, su perversa mirada se cuela por este entramado de relaciones sombrías para desnudar los males de las sociedades contemporáneas: racismo, clasismo, superioridad moral…

No hay casi nada que resulte novedoso en el discurso del realizador alemán; desde el propio título intuimos ya que todo es una cruel ironía. Sin embargo, pese a no alcanzar la brillantez de anteriores trabajos como ‘La cinta blanca’ (2009) o ‘Amor’ (2012), siempre es un placer –incómodo, eso sí– reencontrarse con este cineasta único.

La historia más insospechada, en manos de un juguetón con su oficio, acaba proporcionando interesantes argumentos para el debate.

Todavía en cartelera: ‘Mary Shelley’


La cineasta saudí Haifaa Al-Mansour, primera mujer en dirigir una película en su país, asume el encargo de biografiar la tormentosa existencia de la creadora de ‘Frankenstein’. Otra adelantada a su tiempo, que desafió las convenciones y prejuicios de una sociedad machista y patriarcal para reivindicar un nombre y un lugar que se había ganado por sí misma.

Una lucha por librarse de los pensamientos y las palabras de otros, y buscar su propia voz, que constituye el motor narrativo del ‘biopic’ sobre la autora de este clásico de la novela gótica. Recreado con la escenografía romántica que corresponde y los ingredientes habituales de estas producciones: amor a primera vista, oposición familiar al noviazgo, fuga del hogar para dar rienda suelta a su pasión, desengaño…

Aun con todo, en medio de su periplo de pérdidas, traiciones, abandono, soledad y muerte, esta ‘Mary Shelley’ de discurso feminista, cuidada ambientación, sólidas interpretaciones (especialmente, Elle Fanning) y ritmo sosegado ni hiela la sangre ni acelera los latidos del corazón.

Una película demasiado convencional para insuflar un hálito de interés añadido a la altura del personaje.

Ya en DVD: ‘Bailando la vida’


Tras 40 años de matrimonio, Sandra aguarda la jubilación de su marido para poder cumplir sus sueños, pero un inesperado descubrimiento le obliga a empezar de nuevo en compañía de su hermana. La convivencia entre ambas no será fácil: son muy distintas y han pasado mucho tiempo separadas. Nada que no pueda arreglarse… con unas clases de baile.

Richard Loncraine, responsable de otra historia con veteranos de la vida y del oficio como ‘Ático sin ascensor’, pone en pie una comedia bienintencionada y por momentos previsible sobre segundas oportunidades, con amores y desamores que no entienden de edad. Sin demasiado margen para las sorpresas, pero sobrada de tablas delante y detrás de la cámara.

Sus números musicales –aunque no pertenezca al género– y su humor tan británico –que emparenta este trabajo con títulos como ‘Las chicas del calendario’ o las dos entregas de ‘El exótico Hotel Marigold’– componen un cuadro amable, con las dosis justas de dulzura y amargor. Una coreografía que, en manos (y pies) de dos grandes de la escena como Imelda Staunton y Timothy Spall, casi nunca pierde el paso.

Una agradable forma de pasar cualquier tarde de verano al fresco.

Actualizado
20/07/2018
Compartir