Organización de inspiración católica contra la callejerización infantil en México

A través de prácticas y actividades de diversa índole, AFEECI trabaja en una de las zonas más marginadas de la capital del país, fortaleciendo el entorno familiar y comunitario

Tan solo en la Ciudad de México, actualmente hay más de 14 mil niños viviendo en las calles, quienes se ganan el pan trabajando o pidiendo limosna en semáforos, parques, estaciones del metro, terminales de autobuses, estacionamientos, etc.

Para los especialistas, se trata de un problema estructural, pues las causas de este mal tienen que ver principalmente con los siguientes factores: violencia en el hogar, flujos migratorios, desintegración social y pobreza extrema. Las consecuencias son graves: niños vulnerables, expuestos a la discriminación, al consumo de drogas, a la delincuencia, a la explotación laboral, e incluso, a la prostitución.

Conscientes de esta realidad, son varias las organizaciones en México que trabajan para evitar que cada vez sean menos los niños que se vean obligados a tener las calles como su hogar. Una de ellas es ‘Adolescencia Feliz Evitando Callejerización Infantil A.C. (AFEECI)‘, que fue fundada el 23 de octubre de 2006 por la hermana Leticia Cruz, quien pertenece a la congregación religiosa de las Hijas del Corazón de María. 

Prevención y protección

En entrevista para Vida Nueva, Brenda Rodríguez, directora de Operaciones de AFEECI, explica que ante los diferentes factores de riesgo a los que están expuestos los niños, tanto en su entorno familiar, comunitario o escolar, hoy más que nunca es necesario fomentar la prevención y protección, a fin de prevenir no sólo las consecuencias negativas en cada uno de ellos, sino también la callejerización.

Brenda Rodríguez considera que para que México tenga una adolescencia feliz y disminuya la callejerización infantil, es importante la formación en valores desde la primera edad; retomar los conceptos de respeto y de dignidad de la persona, y reeducar a nivel afectivo, porque las familias mexicanas experimentan cada vez más el abandono. Esto lo ha logrado AFEECI mediante prácticas y actividades culturales-artísticas, de desarrollo humano, educación, salud y apoyo psicológico para niños, adolescentes y familias de escasos recursos.

Los logros

En la Ciudad de México, la asociación civil trabaja de manera particular en Tacubaya y sus alrededores, aunque hay algunas familias que viven en otras delegaciones, pero realizan su actividad laboral en dicha zona.

En sus 12 años de servicio, AFEECI ha beneficiado a un aproximado de 60 o 70 familias, y a más de 200 niños y adolescentes. Entre sus logros –explica Brenda Rodríguez– está, en primer lugar, haber evitado que éstos últimos vivan en la calle; también se han suscitado mejoras en la convivencia familiar y comunitaria.

Además, la asociación cuenta con una generación de adolescentes que ha salido de la misma, quienes se encuentran estudiando en el nivel medio superior: “A estos jóvenes se les sigue dando seguimiento para que tengan otra perspectiva de vida, muy distinta a la que probablemente tenían cuando ingresaron a AFEECI”. 

Para la especialista, transformar un estilo de vida no es nada fácil: “es algo que cuesta trabajo, es un proceso largo, y por desgracia muchas familias se quedan en el camino, sin dar ese paso a la transformación. Pero nuestra misión es ayudarlas”, afirma.

El dinero, una limitante

En torno al financiamiento con que cuenta AFEECI, Brenda Rodríguez explicó que, como toda asociación civil, tiene que buscar sus propios recursos, y en esta tarea han encontrado el apoyo de Adveniat, institución de ayuda procedente de los católicos de Alemania para Latinoamérica. No obstante, la realidad actual demanda mucha más ayuda.

“Debemos buscar estrategias muy específicas para consolidar la parte financiera; y es que a veces las empresas donantes exigen muchos requisitos que no siempre se pueden cumplir, y eso frena los recursos. Aunque esta situación nos ha llevado a fortalecernos y a profesionalizarnos, la falta de recursos siempre es una limitante que nos hace operar con poca capacidad”. 

Tras hacer énfasis en la importancia que tiene para la sociedad una organización como AFEECI, al fortalecer los lazos familiares y evitar el crecimiento de la delincuencia y las adicciones entre los niños y adolescentes, Brenda Rodríguez invitó a los interesados a conocer y apoyar a la organización, asistiendo al desayuno “Por una infancia feliz”, que tienen programado para este sábado 21 de julio.

“Con lo recaudado –concluyó– la asociación podrá proveer terapias familiares e individuales, así como talleres parentales que beneficiarán a 50 niños, niñas y adolescentes en riesgo de situación de calle”.

Para mayores informes, llamar al número telefónico: 2614-8220.

Noticias relacionadas
Actualizado
19/07/2018
Compartir