La Biblia de la Iglesia en América, “un encuentro personal y comunitario con Jesucristo”

Uno de los diecinueve especialistas que participaron en la traducción de la Biblia de la Iglesia en América es el sacerdote, biblista y teólogo Luis Heriberto Rivas, quien luego de atravesar esta experiencia, brindó su testimonio acerca de la tarea que le encomendaron: traducir los Evangelios sinópticos y los Hechos de los Apóstoles.

Llega una nueva traducción de la Biblia. Se trata de la Biblia de la Iglesia en América (BIA), una nueva versión de los textos sagrados traducida por especialistas latinoamericanos.

En referencia a la BIA el P. Rivas afirmó que “el acuerdo fue elaborar una nueva traducción con exegetas latinoamericanos a fin de facilitar la pastoral hispana de la Iglesia en Estados Unidos y ofrecer a las Conferencias Episcopales de América Latina y El Caribe una traducción actualizada del texto bíblico y notas que expliquen cada pasaje, favoreciendo en los diferentes contextos, una adecuada concreción espiritual y pastoral”.

En noviembre de 2004 se inició el proyecto y, como estaba previsto, después de diez años el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) comienza a divulgar la BIA. “La traducción se ha hecho sin perder nunca el horizonte de la nueva evangelización en América Latina y El Caribe, puesto que esta ha de fundarse sobre una Palabra que hay que escuchar, meditar, vivir, celebrar y testimoniar”, dijo Rivas.

En 2016 el CELAM encargó a la editorial PPC la publicación del Nuevo Testamento de la BIA.

A propósito, Rivas aseguró: “la finalidad de este Nuevo Testamento, como la de toda la Biblia, es procurar un encuentro personal y comunitario con Jesucristo”.

Una Biblia para Latinoamérica

La BIA surgió como una idea de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos (USCCB) para los inmigrantes hispanohablantes. Querían una Biblia en español para los inmigrantes hispanos, que luego pudiera servir también, con las adecuaciones necesarias, para los leccionarios litúrgicos. Por eso, este episcopado encargó al CELAM la realización de esta Biblia, comprometiéndose los obispos estadounidenses a financiar el proyecto durante 10 años.

En 2003, el CELAM crea el Centro Bíblico Pastoral para América Latina (CEBITEPAL), y una de las tareas que se le encarga es la traducción de esta Biblia. Un año más tarde se constituye un grupo de trabajo específico, que inicia la tarea en 2005 y la concluyen en diciembre de 2015.

Además de Rivas, entre los responsables de esta traducción también se encuentran el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile y obispo castrense, Santiago Silva Retamales, el presidente de la Comisión de Catequesis y Pastoral Bíblica del Episcopado argentino y Arzobispo de Resistencia, Ramós Dus,  y el sacerdote mexicano Carlos Junco Garza.

Noticias relacionadas
Actualizado
13/07/2018
Compartir