Omella le recrimina a Europa que “no está a la altura” en acogida

  • La revista Qüestions de vida cristiana dedica su nuevo número, presentado en el Ayuntamiento de Barcelona, a la situación de migrantes y refugiados
  • Para la alcaldesa Ada Colau, respecto a los inmigrantes “el único dilema moral que debemos resolver es si queremos hacerlo bien o no”

El histórico Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona acogió ayer la presentación del número 259 de la revista Qüestions de vida cristiana, editada por la Fundación Joan Maragall y la abadía de Montserrat, dedicado a la inmigración. Con el título de “Era forastero y me acogisteis” el monográfico analiza la situación de migrantes y refugiados e incluye, entre otros artículos, una entrevista con el alcalde de Valencia, Joan Ribó, o el discurso de la regidora barcelonesa, Ada Colau, durante su participación en una cumbre sobre refugiados en el Vaticano.

Segundas oportunidades

El acto estuvo presidido por el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella y contó con la presencia de la propia alcaldesa. Ambos han hecho un llamamiento para que Europa vea la acogida de los inmigrantes no como un problema, sino como una oportunidad.

Para la alcaldesa, en lo que se refiere a la acogida de los inmigrantes “el único dilema moral que debemos resolver es si queremos hacerlo bien o no”, frente a la disyuntiva “de acoger o no acoger”. Por eso subrayó la necesidad de dar segundas oportunidades a quienes llamas a las puertas y “evitar normalizar estos hechos de dolor y de muerte evitables”. Para Colau la clave es “trabajar todos juntos para que triunfe el amor y la vida”.

Un momento de la presentación en el Ayuntamiento de Barcelona

Un pacto mundial

El cardenal ha recordado que para Europa los inmigrantes “no son un peligro, son una oportunidad para una sociedad más justa”. Además, agradeció las políticas integradoras del ayuntamiento catalán a la vez que recodó que en el mundo sigue habiendo  232 millones de personas desplazadas, de las cuales 65 millones lo han sido forzadas por situaciones de guerras.

Además de destacar la labor de Cáritas y otras entidades, Omella señaló que Europa, en estos momento “no está a la altura” en acogida. Por ello, ha propuesto realizar un pacto mundial sobre refugiados y para una inmigración ordenada y regulada. Una alianza que debe ir acompañada de un plan nacional que regule los corredores humanitarios o situaciones como el reagrupamiento familiar y el derecho asilo.

Resistencias mentales

A la presentación también ha asistido el director de Asuntos Religiosos de la Generalitat, Marcel·lí Joan; el teniente de alcaldía de Derechos, Jaume Asens; o el patrón de la Fundación Joan Maragall y colaborador de Vida Nueva, Francesc Torralba.

El propio Torralba ha expuesto el “imperativo de la hospitalidad” que va dirigido tanto al creyente como al humanista ateo y citando al papa Francisco ha pedido “superar muchos obstáculos no solo infraestructurales y económicos, sino de resistencias mentales” en lo que a acogida se refiere.

Noticias relacionadas
Actualizado
11/07/2018
Compartir