Chile: el Papa acepta la renuncia de los obispos Goic y Valenzuela

  • Francisco ha aceptado hoy, 28 de junio, la dimisión de los prelados de Rancagua y Talca
  • Dos auxiliares de Santiago han sido nombrados administradores apostólicos de las dos diócesis

El papa Francisco sigue tomando medidas en Chile. No está de brazos cruzados. Después de echar a Juan Barros de Osorno y aceptar también las renuncias de Cristián Carro –Puerto Montt– y Gonzalo Duarte –Valparaiso–, ambos mayores de 75 años, ahora le toca el turno al obispo de Rancagua, Alejandro Goic (78 años) y al de la diócesis de Talca, Horacio del Carmen Valenzuela (64 años), como ha anunciado hoy, 28 de junio, la Santa Sede.

Goic ya había presentado su renuncia al Consejo Nacional de Prevención de Abusos del Episcopado después de que tuviera que suspender el pasado mes de mayo al 15% de su clero –12 sacerdotes– por casos de abusos. El Papa ha designado como administrador apostólico de Rancagua a Luis Fernando Ramos Pérez, obispo auxiliar de Santiago de Chile. Por su parte, el administrador apostólico de Talca será Galo Fernández Villaseca, también obispo auxiliar de Santiago de Chile.

Un mes y medio después de que todos los prelados chilenos pusieran sus cargos a disposición del Santo Padre, Jorge Mario Bergoglio ya ha aceptado la renuncia de cinco prelados. Y en todos los casos, el Papa ha nombrado administradores apostólicos. En el caso de Puerto Montt, el provincial de los mercedarios, Ricardo Basilio Morales; para Valparaíso, al auxiliar de Santiago, Pedro Mario Ossandón; y para Osorno, al también auxiliar de Santiago, Jorge Enrique Concha.

Escándalo en el clero de Rancagua

Tras el escándalo que salpicó al clero de Rancagua, Goic expresó sus disculpas: “Quiero pedir perdón por mi actuar en este caso. Actué sin la agilidad adecuada en el proceso indagatorio del sacerdote Luis Rubio y otros presbíteros”. Y agregó que se enviarán de inmediato todos los antecedentes a la Santa Sede y al Ministerio Público (justicia civil).

El comunicado también señala que “como medida pastoral, a quienes han sido mencionados les pediré que suspendan sus actividades sacerdotales temporalmente mientras se efectúa la revisión de cada caso particular, en el más breve plazo”. Agrega a continuación: “Lamento profundamente cualquier acto o situación que atente contra los valores y principios que sustentan a nuestra Iglesia Católica y quiero manifestar mi disposición clara para colaborar en cualquier tipo de procedimiento que se derive del conocimiento de estos hechos”. El comunicado del Obispo Goic concluye diciendo que “una vez más hacemos un llamado a quienes tengan información sobre hechos que no se condicen con la fidelidad al sacerdocio, que los den a conocer a las instancias respectivas de la Iglesia”.

Noticias relacionadas
Actualizado
28/06/2018
Compartir