La Iglesia colombiana pide “acabar con la polarización” para enfocarse en las necesidades del país

  • Tras las elecciones presidenciales, se hace necesario “sumar fuerzas” para “avanzar decididamente hacia la reconciliación”
  • Los obispos invitan a la unidad como nación para fortalecer la institucionalidad en todos los niveles de toma de decisiones

La presidencia de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), encabezada por Oscar Ubina Ortega, arzobispo de Villavicencio, expresó su saludo y felicitación a Iván Duque Márquez y Marta Lucía Ramírez, presidente y vicepresidenta electos, respectivamente, para para el período 2018-2022.

Asimismo, manifestaron su “reconocimiento y gratitud a los demás candidatos que participaron en todo el proceso electoral por su deseo de servir al país y, sobre todo, al pueblo colombiano por el espíritu cívico y la amplia participación que caracterizaron el ejercicio democrático en la jornada electoral” del pasado 17 de junio. Así lo hicieron saber en un comunicado dado a conocer dos días después.

Avanzar hacia la reconciliación y la unidad

Tras la celebración de los comicios, los obispos de Colombia ven muy “necesario avanzar decididamente hacia la reconciliación y la unidad”. Por ello, en la misma tónica propositiva que ha caracterizado sus pronunciamientos durante la campaña electoral, han reiterado su invitación a sumar “fuerzas para superar las numerosas dificultades que encontraremos en el camino”.

“Tenemos que acabar con la polarización, todo tipo de violencia y la venganza, para enfocarnos en los grandes ideales y necesidades del país”, señalan, sin dejar de recordar el llamado del papa Francisco, durante su visita a Colombia, al perdón y la reconciliación: “Todos somos necesarios para crear y formar la sociedad”.

Fortalecer la institucionalidad

En la actual coyuntura, donde la Iglesia ha sido promotora, mediadora y garante de la paz, la CEC recomienda mantener “la unidad de la nación” y apelar a “los valores auténticos”, a fin de  “trabajar eficazmente para lograr el fortalecimiento de la institucionalidad en todos los niveles”.

De esta forma, los prelados colombiano aspirar a que sea posible “la superación de la pobreza, el desarrollo integral en las regiones y territorios más apartados, la mayor cobertura y calidad de los servicios de salud, la transparencia y honestidad, el respeto y la promoción de los derechos humanos”.

Garantizar el bien común

Asimismo, la Iglesia convoca a “la defensa de la vida en todas sus etapas, la protección del núcleo familiar, la reconciliación y la paz, el acceso de todos a la educación, el cuidado del medio ambiente, en fin, todo aquello que nos garantiza el bien común”.

Concluye el comunicado con una invitación “a los fieles católicos a elevar oraciones para que el Señor ilumine, guíe y acompañe los planes y programas que emprenda el nuevo Gobierno”. 

Noticias relacionadas
Actualizado
21/06/2018
Compartir