La Santa Sede y México reflexionan sobre la protección a los migrantes

El canciller mexicano participó junto al cardenal Parolin en el Coloquio sobre Migración Internacional México-Santa Sede, que se realizó en la Pontificia Academia de las Ciencias del Vaticano

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dio a conocer que su titular, Luis Videgaray, participó recientemente, junto al cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, en el Coloquio sobre Migración Internacional México-Santa Sede, que se realizó en la Pontificia Academia de las Ciencias del Vaticano.

La dependencia detalló a través de tres comunicados que tanto México y la Santa Sede coinciden en promover la protección y el respeto de los derechos humanos de todos los migrantes, sin importar su condición migratoria. “Ambos Estados continuarán impulsando, en el marco de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la adopción del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, mismo que representa una oportunidad histórica para avanzar en la gobernanza de la migración internacional”.

El coloquio fue el segundo que organizan conjuntamente México y la Santa Sede sobre el tema, y se llevó a cabo en seguimiento a la primera edición que tuvo lugar en julio de 2014 en la SRE, bajo el título ‘Migración Internacional y Desarrollo’.

Por un pacto que sea integral

La organización de este evento responde al interés que particularmente la Santa Sede y México conceden al tema, y tuvo como objetivo dialogar acerca de la dimensión humana que posee la migración internacional y sobre la aportación del fenómeno migratorio, insistiendo en el reconocimiento de la dignidad humana y reafirmando la necesidad de promover y proteger de manera efectiva los derechos humanos de todos los migrantes, a nivel nacional y en los foros multilaterales.

Durante el coloquio, el canciller Videgaray refrendó el compromiso de México con la defensa de la dignidad y los derechos humanos de los migrantes, sin importar cuál sea su situación jurídica, y confió en que el evento permitirá “reforzar la determinación de nuestro país para alcanzar un Pacto Mundial para una Migración Segura, que sea integral, práctico, universal y que reafirme las aportaciones de los migrantes al desarrollo de nuestras culturas, y reconozca su humanidad”.

El Vaticano y México creemos que los derechos humanos y la dignidad de los migrantes deben respetarse por encima del estatus legal que tengan en el país donde se encuentran, y que debe reconocerse el valor de lo que aportan los migrantes a los países a los que llegan, a la cultura, a la economía y a la sociedad”, expresó.

“El Vaticano es un aliado para nosotros”

Videgaray detalló que México y la Santa Sede trabajan “juntos en las Naciones Unidas para lograr este año el Pacto Mundial sobre Migración, que implicará por primera vez tener un instrumento de gobernanza global en materia de migración, que es fundamental para México en virtud de que somos un país de origen, destino, tránsito y retorno de migrantes, y en este sentido el Vaticano es un aliado fundamental para nosotros”. 

Al término del coloquio, México y la Santa Sede emitieron un documento conjunto de conclusiones, en el que destacan que se abordaron tres temas principales: avances e implicaciones del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular; migración y desarrollo desde la perspectiva del Pacto Mundial; y migración y medios de comunicación a la luz del Pacto Mundial.

En dichas conclusiones, la SRE destacó que en el mensaje dirigido a los participantes, el Santo Padre Francisco “nos animó en la tarea y en el esfuerzo para que la responsabilidad de la gestión global y compartida de la migración internacional encuentre su punto de fuerza en los valores de la justicia, la solidaridad y la compasión. El Santo Padre ha resaltado que la actitud fundamental es la de ‘salir al encuentro del otro, para acogerlo, conocerlo y reconocerlo’”.

Refirió que por su parte, la Iglesia católica en México ha decidido comprometerse en favor de los migrantes poniendo en práctica los cuatro verbos lanzados por el papa Francisco en la Jornada Mundial del Migrante 2018: acoger, proteger, promover e integrar, promoviendo la cultura de encuentro.

Noticias relacionadas
Actualizado
19/06/2018
Compartir