Destinará la Iglesia en EE.UU. casi 59 mdd a la atención de desastres naturales

  • Los obispos estadounidenses recalcan que los recursos fueron recabados en todas las diócesis del país
  • Los fondos servirán para ayudar a las comunidades afectadas por los huracanes Harvey, Irma y María, así como por los terremotos en México

La Iglesia en los Estados Unidos ha dado a conocer el monto recabado por todas las diócesis norteamericanas con la finalidad de atender a las comunidades afectadas en ese país y en el Caribe por los huracanes registrados en el 2017, así como por los terremotos en México. El monto asciende a 58.7 millones de dólares (mdd).

Desde mediados del año pasado, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) convocó a diversas colectas especiales para apoyar los esfuerzos de ayuda humanitaria, y proporcionar servicios pastorales y apoyo financiero para reconstruir las instalaciones en las diócesis afectadas tanto por los huracanes Harvey, Irma y María, así como por los terremotos en México.

La USCCB consideró que fueron desastres naturales sin precedentes, que siguen afectando las vidas de muchas personas tanto en los Estados Unidos, como en Caribe y en México.

Un acto de amor al prójimo

Para el Arzobispo Thomas Rodi, presidente del Comité de Colecciones Nacionales de la USCCB, “el apoyo de los feligreses es un acto de caridad y un reflejo de amor al prójimo”, por lo que la Iglesia está profundamente agradecida con las diócesis que atendieron a la convocatoria para organizar colectas especiales.

A partir de mediados de mayo de este año, las diócesis de Estados Unidos han entregado las siguientes cantidades para los esfuerzos de ayuda: para el huracán Harvey: 37.2 mdd; huracán Irma: 12.8 mdd; huracán María: 6.1 mdd, y terremotos en México: 3.5 mdd.

La USCCB explicó que los fondos iniciales fueron utilizados para cubrir las necesidades inmediatas, como alimentos, agua potable, productos de higiene y refugio, mientras que la recuperación de desastres a largo plazo está actualmente en curso, y los recursos están siendo distribuidos a través de Catholic Charities USA  y Catholic Relief Services (CRS). Para ello, ambas entidades se han coordinado con las Cáritas de las diócesis afectadas en Estados Unidos, principalmente Texas y Louisiana, así como con Cáritas La Habana (Cuba), Cáritas Antillas y la Cruz Roja Británica.

500 personas fallecidas en México

En el caso particular de México, donde casi 500 personas fallecieron a causa de dos terremotos en septiembre, CRS, junto con Cáritas México y algunos socios locales construyeron refugios de transición y distribuyeron dos mil 859 lonas a familias vulnerables.

También establecieron instalaciones de cocina comunales para garantizar comidas calientes diarias y provisiones en general, incluidos juegos de cocina y hornos de barro caseros. “CRS y sus socios también organizaron consejería para 1.040 niños y jóvenes que lidian con la pena, la angustia y el trauma de los terremotos, y en el futuro, CRS capacitará a las personas para reconstruir mejor usando técnicas de construcción resistentes a desastres y para mantener sus refugios”, señaló.

Adicionalmente, en cuatro comunidades, los equipos comunitarios de respuesta a desastres reciben capacitación en primeros auxilios. Este alcance se realizó a través de los esfuerzos directos de recaudación de fondos de CRS.

Noticias relacionadas
Actualizado
24/05/2018
Compartir