El episcopado colombiano se defiende de los señalamientos por el ‘caso Santrich’: “Con esta acción humanitaria no se pretende obstaculizar los procesos judiciales”

  • La CEC ha fijado posición en un comunicado público ante las fuertes críticas desencadenadas por recluir al miembro de las Farc en la fundación de la pastoral penitenciaria Caminos de Libertad 
  • Algunos sacerdotes han manifestado su inconformidad frente a la decisión de la Conferencia Episcopal

No son pocas las controversias desatadas frente a la mediación humanitaria de la Iglesia colombiana en torno al caso de Jesús Santrich, el exguerrillero de las Farc capturado el 9 de abril, acusado por narcotráfico y pedido en extradición por los Estados Unidos.

Desde que el 10 de mayo Santrich, uno de los líderes del proceso de paz, fuera trasladado a la sede de la fundación Caminos de Libertad, de la Iglesia católica, las posiciones se han bifurcado entre quienes apelan a razones humanitarias y aquellos que recuerdan algunos emblemáticos casos de injusticias acometidas por el exguerrillero durante el conflicto armado.

Tras su proceso de judicialización, Santrich inició una huelga de hambre que ya completa más de un mes, comprometiendo seriamente su salud. De ahí que la Iglesia colombiana, movida por los principios de la pastoral penitenciaria de acoger, orientar, capacitar y atender a las personas privadas de libertad, aceptó la solicitud de recibirlo en Caminos de Libertad.

Motivos humanitarios

Así lo ha expresado a la opinión pública la Conferencia Episcopal de  Colombia (CEC), a través del departamento de comunicaciones, en un comunicado en el que fija su posición, asegurando que se trata una acción humanitaria debido a su estado de salud, con lo cual “no se pretende de modo alguno obstaculizar los procesos judiciales a los que se encuentra vinculado Santrich”.

Antes bien, la Iglesia ha condicionado su colaboración al cumplimiento estricto de los reglamentos de la institución –de acuerdo a lo establecido en los Estatutos. Por su parte, el sacerdote Andrés Fernández, director de Caminos de Libertad, en declaraciones a Noticias Caracol, aseguró que Santrich se encuentra en “una habitación pequeñita, sencilla y simple. No tiene televisión ni cosas electrónicas”.

Asimismo, los obispos colombianos reiteran que “se entienda este gesto únicamente como humanitario y en coherencia con el principio de la Iglesia de defender la vida humana”. En este sentido, piden que “se respeten las decisiones de orden judicial en el ámbito nacional o internacional que se tomen en relación con el caso”.

El proceso de custodia fue asumido por el Ministerio de la Justicia y por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC), instancias que –según manifiesta la CEC en su comunicado– “han asumido directamente el traslado, la seguridad y atención sanitaria al detenido”.

Opiniones distintas

Sin embargo, algunos miembros de la Iglesia colombiana no están de acuerdo con la posición de la CEC. Es el caso del párroco de San Ambrosio, en la arquidiócesis de Bogotá, Alirio López, reconocido por su labor como pacificador de barras de fútbol, quien en declaraciones para el canal RCN ha dicho que “sí, la vida es sagrada, pero me aparto de la decisión de la Conferencia Episcopal de permitir que Santrich haya salido de la cárcel a la fundación de la Pastoral Penitenciaria. Él debe ser extraditado”.

Otro de los prelados que se ha mostrado crítico ante el caso Santrich es Pedro Mercado, presidente del Tribunal Eclesiástico de la arquidiócesis de Bogotá, quien a través de su cuenta de Twitter manifestó su desacuerdo con la decisión de los obispos: “personalmente, me aparto de esta decisión que considero injustificada e inoportuna”. Mercado, preocupado  por la salud del exguerrillero, considera que “debieron buscarse opciones distintas dentro de los cauces ordinarios existentes en el sistema judicial y penitenciario colombiano, y no crear esta situación única y excepcional”, como recoge El Colombiano.

Rumores desmentidos 

En medio de la controversia, han corrido rumores por redes sociales en torno a que Santrich no podría ser extraditado por encontrarse en territorio del Vaticano.

Frente a estas falsas informaciones, la Cancillería colombiana ha salido al paso a través de su cuenta de Twitter, para asegurar que “la única sede diplomática del Estado Vaticano en Colombia es la Nunciatura. Ninguna otra sede o edificio perteneciente a la Iglesia tiene estatus diplomático”.

Con todo, aunque el polémico asunto ha generado posiciones encontradas al interior de la Iglesia, López defiende que se trata de un proceso de opiniones distintas que, sin embargo, no resquebraja la comunión eclesial. “No creo que deba hablarse de divisiones. Hay en la Iglesia, como en todas partes, opiniones distintas sobre este tema, pero siempre dentro de un clima de libertad, respeto y comunión jerárquica”, ha dicho el párroco de San Ambrosio a El Tiempo.

Foto: El Tiempo

Noticias relacionadas
Actualizado
15/05/2018
Compartir