Gómez Cantero pide tañer las campanas para salvar Teruel

  • El obispo de Teruel apoya la manifestación del 6 de mayo en Zaragoza bajo el lema ‘¡Salvemos Teruel!’
  • Enumera los problemas de la provincia y reclama “los mismos derechos que el resto de los españoles”

Imagen de archivo del monasterio de N S del Olivar en Teruel en la que se ve también al obispo Antonio Gómez Cantero

El obispo de Teruel y Albarracín, Antonio Gómez Cantero, ha publicado una carta en la que apoya la manifestación que tendrá lugar en Zaragoza el próximo domingo 6 de mayo bajo el lema ‘¡Salvemos Teruel!’. En su misiva, el mitrado lamenta los numerosos problemas de la provincia, denunciando entre otras cosas “todo un año de sequía que nos ha tenido angustiados al borde del precipicio (…) la deforestación de nuestros paisajes (…) la desolación de nuestros pueblos (…), el cierre de nuestras minas, sin proyectos de reconversión posible, la asistencia sanitaria obsoleta, la fuga de jóvenes estudiantes y trabajadores, un ferrocarril con trazado decimonónico, el tan traído y llevado corredor Cantábrico-Mediterráneo, la falta de tan solo 107 km de autopista que nos una a Madrid…”.

Pero el obispo también muestra su indignación por las campañas electorales que simplemente “han traído ilusiones efímeras, disueltas como pompas de jabón en el aire”, ya que las promesas en tiempo de elecciones quedan siempre en nada para esta provincia de alrededor de 130.000 habitantes. Y es que su situación de despoblación es el principal pretexto que utilizan los dirigentes para no intervenir, según señala Gómez Cantero: “Somos pocos, nos dicen. Pero sabemos que tenemos los mismos derechos que el resto de los españoles. Incluso dentro de nuestra Autonomía nos vemos relegados a un segundo plano”.

Tañer ‘a arrebato’

Reconoce las condiciones de la tierra turolense, “una tierra dura, con climatologías extremas”, pero afirma también que “nuestra historia nos avala, y la cantidad de personas que han luchado por esta tierra y este pueblo”, por lo que se niega a quedar simplemente “como una zona cinegética para que vengan los hijos de los presidentes de EE UU”, y propone continuar esta lucha hasta que se llegue a una solución: “Quizás la próxima manifestación sería ante las instituciones soplando pompas de jabón para que vieran como nos sentimos, como niños engañados con pequeños dulces que al final nos dejan un sabor amargo en la boca”.

Por todo ello, pide a todos los párrocos y campaneros de las parroquias de su diócesis que el domingo a las 11 de la mañana, coincidiendo con la manifestación, “hagan sonar todos los campanarios de nuestra diócesis ‘a arrebato’ y en silencio y oración se convoquen delante de sus iglesias, uniéndose a todos los que se manifiestan en Zaragoza, por la justicia y la esperanza para nuestro pueblo”. Cabe destacar que el toque ‘a arrebato’ o ‘a rebato’ de las campanas se ha utilizado tradicionalmente en pueblos y ciudades para señalar una emergencia, como la que vive Teruel actualmente. Finalmente el obispo firma la carta con una breve sentencia: “Nuestro pensamiento, nuestro grito, ante tanta indiferencia, es uno: reconversión sí, aniquilación no”.

Actualizado
03/05/2018
Compartir