El sacerdote Gustavo García relata cómo destapó los abusos de Karadima

  • Considera que el encuentro de las víctimas con Francisco es “maravilloso, lo había esperado desde siempre”
  • En 2004, Verónica Miranda acudió a él para constar la pesadilla que había vivido su marido durante la infancia 

No solo las víctimas de los abusos en Chile por el sacerdote Fernando Karadima y que han sido recibidas por Francisco en la casa de Santa Marta han ofrecido su testimonio. El sacerdote Gustavo García, que denunció las prácticas del anterior párroco del El Bosque, ha compartido su testimonio con el diario chileno ‘Las últimas noticias’.



El clérigo ha relatado cómo en el año 2004, Verónica Miranda compartió con él los sufrimientos de su esposo James Hamilton por haber sido víctima, durante su infancia, de KaradimaGarcía, que cono bien todo el proceso vital de Hamilton y las demás víctimas, ha valorado la iniciativa de Francisco señalando que es “maravilloso este encuentro con el Papa. Lo había esperado desde siempre”.

Cuando conoció los hechos, el sacerdote invitó a Verónica Miranda a que hiciese una declaración completa para presentársela al cardenal Francisco Javier Errázuriz, entonces arzobispo de Santiago y presidente del CELAM.

García se mostró entonces muy conmovido por el testimonio que le había relatado. “Quedé espantado, ella me lo quería contar como una especie de confesión, pero le dije que tenía que ir más allá, que era una información que ameritaba que el arzobispo conociera, era algo que le podía estar pasando a otra personas, algo demasiado grave”, relató.

“Un relato muy descarnado, muy fuerte”

El propio sacerdote ayudó a Miranda a elaborar la declaración. “Fueron varias páginas, era un relato muy descarnado, muy fuerte, yo le exigía detalles. La historia es muy larga, porque había empezado cuando Hamilton era estudiante. Hay cosas que no te puedo repetir porque son atroces y no quiero entrar en detalles por respeto a la persona. Era un a carta muy cruda, un relato de hechos escandalosos”, confesó a los medios chilenos.

Posteriormente, clérigo llamó a Errázuriz, quien lo recibió y lo autorizó entregar la declaración al Tribunal Eclesiástico, que es quien llevaría finalmente la investigación sobre los abusos cometidos por Karadima. Años después del movimiento que inició todo, no parece del todo optimista: “Tiempo después me encontré con Errázuriz y me dijo ‘¿te acuerdas cuando fuiste a mi casa? Bueno, ese tema va a explotar en estos días’. Y explotó”, sentencia.

Noticias relacionadas
Actualizado
03/05/2018
Compartir