Vicente Esplugues: “Debemos ser compañeros de camino y no maestros moralizantes”

Raúl Tinajero, Vicente Esplugues y Teresa Comba, en las III Conversaciones PPC

Ponencia a dos voces. Al habla, o mejor dicho, a la respuesta: Teresa Comba y Vicente Esplugues. La gran pregunta era el título de la ponencia: ‘En qué creen los jóvenes. Dificultades y posibilidades’. Seis jóvenes preguntaban vía vídeo sus dudas buscando respuestas. El sacerdote de Verbum Dei y la religiosa dominica, acompañados por el director del Departamento de Pastoral Juvenil de la Conferencia Episcopal Española, Raúl Tinajero, aportaron su granito de arena a la reflexión de cara al Sínodo de los Obispos sobre ‘Los jóvenes la fe y el discernimiento vocacional’. 

Esplugues tiene claro cómo debe ser el mensaje a la hora de evangelizar: “Nuestros mensajes tienen que ir cargados de alegría”. Y desde esa alegría “ser compañeros de camino de nuestros jóvenes”. Porque “el momento actual, donde la fe ya no es un tema sociológico, nos exige cuidar el itinerario de fe, acompañar el proceso de hacerse cristiano en comunidad […] Debemos ser compañeros de camino y no maestros moralizantes”.

Continuando su argumentación, el sacerdote dibujaba la realidad tal y como es: “Se acabó la época en que se abrían las puertas de la iglesia y la gente entraba sin más. Tenemos que buscar otro lenguaje para nuestra oferta, un lenguaje que transmita alegría. No tratemos temas, favorezcamos experiencias”. Y tiene clarísimo el cambio: “Ya no nos enfrentamos a una pastoral de momentos puntuales, sino de un verdadero itinerario de vivencia de la fe”. En esta línea, no hay que tener miedo a hablar de todo. Y cuando dice todo, eso incluye el sexo. “¿Iglesia y sexualidad? Hemos convertido una dimensión muy bonita de lo humano en algo normativo e intrusivo. Debemos acompañar la responsabilidad”, ha recalcado.

¿Cómo engancharlos a la espiritualidad?

Una de las preguntas lanzadas por los jóvenes estaba relacionada con la espiritualidad, cómo encontrarla. A este respecto, Comba ha indicado que “nuestra sociedad ofrece a los jóvenes métodos de evasión. Lo que podemos hacer para engancharlos a la espiritualidad es un encuentro con el tú, ternura, intimidad y realidad”. Y es que, muy gráficamente, ha comentado que “si queremos hablar con un pez, no podemos hablar desde un helicóptero. Tenemos que hacernos peces o ponernos el traje de buzo”.

Otra de las preguntas de los jóvenes hacia referencia a la misión de la Iglesia en las redes sociales como lugar de encuentro con los ‘millennials’. “Los jóvenes nos piden a gritos que hagamos una pastoral desde las redes sociales. Para hablar con los jóvenes tendremos que estar ahí”, ha afirmado Comba. Desde su experiencia, ha compartido con los asistentes su especial “guerra” con una niña que siempre le decía que no desayunaba antes de ir a clase. No fueron pocas las veces que ella le recalcó la importancia de ello. Un día le dijo que había desayunado porque se había descargado una aplicación móvil de vida sana y había que hacerle caso. Hubo risas, pero no deja de ser una realidad, porque “cuando los jóvenes tienen dudas preguntan a Google y cuando van a comprar revisan la puntuación del producto en Amazon”. Por eso, ha recalcado la importancia de “personas con autoridad espiritual”.

Tinajero: “Quieren una Iglesia que acompañe, no que dirija”

Por su parte, Tinajero ha puesto de manifiesto que “trabajamos por la esperanza, aunque la realidad pueda ser desesperanzadora”. Porque “los jóvenes quieren una Iglesia que les escuche y que les dé protagonismo”. En esta línea, hizo hincapié en no olvidarse de la adolescencia: “Tenemos que hablar más de la adolescencia de lo que lo hacemos, porque si trabajamos con ella, tendremos jóvenes”.

Tomando buena nota del documento del Presínodo elaborado por los propios jóvenes, ha recordado que “no están entendiendo nuestro lenguaje, no les llega”. Además, “nos han pedido que seamos una Iglesia creíble que no tenga miedo a mostrarse vulnerable”, ha dicho. En definitiva, “una Iglesia que les acompañe, no que les dirija”, ha matizado. Por eso, hizo un llamamiento a salir en su búsqueda, porque “los jóvenes siguen estando abiertos a esa dimensión espiritual, no saben qué es ni dónde está, pero eso es una oportunidad y tenemos la responsabilidad de responderles”.

Noticias relacionadas
Actualizado
26/04/2018
Compartir