Los obispos de Navarra y País Vasco desean que la paz enraíce ante el comunicado de ETA

  • Los prelados valoran la declaración de la banda terrorista en la que piden perdón
  • “Se han dado entre nosotros ambigüedades”, aunque “hay hombres y mujeres dentro de la Iglesia que han dado lo mejor de sí mismos”

Los obispos de Navarra y País Vascos forman una nota ante la declaración de perdón de ETA

Los obispos de Pamplona y Tudela, Bilbao, San Sebastián, Vitoria, Bayona y el obispo auxiliar de Pamplona, han firmado una nota pública ante la petición de perdón que ha publicado la banda terrorista ETA, en la que expresan que “deseamos de todo corazón que el saludo bíblico ‘Paz a vosotros’ se enraíce en nuestra tierra para siempre”, valorando lo positivo del comunicado de la banda terrorista.

Al mismo tiempo, los obispos quieren solidarizarse con “todas las víctimas de la violencia y con sus familiares” teniendo una mención especial por las víctimas de aquellos crímenes que todavía no han podido ser esclarecidos y “padecen el sufrimiento añadido de la impunidad”. A estos les quieren recordar que el mensaje de las bienaventuranzas “hoy resuena especialmente dirigido a ellos”.

La Iglesia también pide perdón

Aunque los prelados de Navarra y País Vasco consideran que muchos hombres y mujeres dentro de la Iglesia “han dado lo mejor de sí mismos” en la vocación a ser instrumentos de paz y de justicia, no quieren olvidar que “también se han dado entre nosotros complicidades, ambigüedades, omisiones… por las que pedimos sinceramente perdón”.

Ante el “inmenso y prologado sufrimiento infligido por la violencia” que los obispos de Navarra y País Vasco atribuyen a “las ideologías totalitarias e idolátricas que alimentaron el fenómeno terrorista”, estos proponen el reto de la “reconstrucción moral y de la reconciliación”, para el cual “la Iglesia quiere contribuir a esta tarea consciente de que la reconstrucción moral está en íntima conexión con los valores evangélicos”.

Normalización, presos y reconciliación

“La deseada disolución de ETA -continúan los prelados- ofrece nuevas posibilidades para la normalización”, tarea a la que invitan a todos, haciendo especial hincapié en la “oportunidad de atender las peticiones de los familiares de los presos inmersos en diversas necesidades humanitarias“. También proponen que los acercamientos de presos a sus lugares de origen se hagan “de forma que las víctimas del terrorismo no se sientan humilladas“.

Para terminar la nota publicada recuerdan que para construir la paz es fundamental “la sinceridad del corazón humano”, apelando a la humildad ya que “la verdadera reconciliación solo es posible si existe un auténtico arrepentimiento” y una disposición real a reparar los daños causados.

Noticias relacionadas
Actualizado
20/04/2018
Compartir