La milicia asesina a un sacerdote en República Democrática del Congo

Asesinado un sacerdote en la República Democrática del Congo

El sacerdote Etienne Nsengiunva ha sido asesinado en la provincia congoleña de Kivu Norte, tras celebrar la eucaristía ayer domingo 8 de abril, según informan fuentes del Episcopado. Los testigos afirman que un hombre armado entró en la sala en la que el sacerdote se encontraba reunido con varios fieles y abrió fuego contra el consagrado.

Emmanuel Kapitula, vicario de la parroquia de Kitchanga, ha hecho una petición para que “se abra una investigación y que los culpables sean castigados. Pedimos además que el Gobierno garantice la seguridad de todo el mundo”. El asesinato ocurre una semana después del secuestro de otro sacerdote, en la misma región de Kivu Norte, que fue liberado cinco días después.

El cardenal Kasper defiende a Francisco

El cardenal alemán Walter Kasper ha concedido una entrevista a la revista italiana Panorama en la que muestra su apoyo al ministerio realizado por Francisco. El presidente emérito del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos quiso destacar que “Francisco no se deja intimidar por la crítica” sino que le impulsa a “seguir siempre adelante, cerca de los pobres, de los enfermos, de los encarcelados, de los perseguidos, con la misericordia de Dios y el Evangelio en su mano”.

Tras aclarar las acusaciones que hacen al obispo de Roma por su supuesto comunismo, el cardenal alemán quiso aclarar que Francisco no distorsiona las verdades del Evangelio porque él “aplica el Evangelio al pie de la letra. La novedad es que habla un lenguaje moderno, destinado a la gente y no a los teólogos o círculos intelectuales”.

Último adiós al sacerdote que murió por falta de medicinas

Mario Moronta, obispo de San Cristóbal (Venezuela), afirmó durante la misa funeral por la muerte del sacerdote José Luis Jaimes que “si Venezuela no viviera esta crisis, el padre José Luis no hubiera muerto en este momento. Él sufrió la misma situación que están viviendo tantas personas del pueblo venezolano”.

El sacerdote fallecido el pasado 5 de abril en el hospital de la ciudad colombiana de Cúcuta, en el último intento de recibir una atención médica imposible de recibir en su país, fue despedido por familiares y amigos en la Basílica de San Antonio del Táchira el pasado sábado 7 de abril.

El obispo Moronta quiso terminar la celebración elevando una oración en la que pidió a “Dios que toque el corazón de quienes tienen que tomar decisiones por el bien del pueblo venezolano”.

Noticias relacionadas
Actualizado
09/04/2018
Compartir