La Iglesia mexicana pide perdón por ex sacerdote pederasta condenado a 60 años de prisión

Abusó de dos menores mientras se desempeñaba como director espiritual de un colegio en la Diócesis de Irapuato, a pesar de haber sido inhabilitado por la Arquidiócesis de León

En menos de un mes dos ex sacerdotes de la Iglesia mexicana han sido sentenciados con largas condenas por abusar sexualmente de menores. A mediados de marzo Vida Nueva Digital dio cuenta de la histórica condena, de 63 años de prisión, en contra de Carlos López, quien abusó sexualmente de un menor en la década de los 90 en la Arquidiócesis de México. Este miércoles, la Diócesis de Irapuato ha tenido que pedir perdón a causa de los actos cometidos por Jorge Raúl Villegas Chávez, quien el día de ayer fue sentenciado a 60 años de cárcel por el mismo delito.

A través de un comunicado, la Diócesis de Irapuato –que gobierna pastoralmente monseñor Enrique Díaz Díaz– condenó las conductas atroces del ex ministro, quien durante varios años se desempeñó como director espiritual de un colegio, a pesar de haber sido inhabilitado en su momento por la Arquidiócesis de León.

Los cargos por los que ha sido condenado el ex sacerdote son: violación calificada, abuso sexual, corrupción de menores y hostigamiento sexual en contra de dos alumnas del colegio en el que trabajaba, sin que el Obispo de Irapuato –según la diócesis– tuviera conocimiento de ello.

Perdón

Tras conocerse la sentencia condenatoria, la Diócesis de Irapuato expresó su solidaridad con las víctimas y sus familias, y deploró lo sucedido: “Las conductas atroces que violentan y abusan de las personas son inadmisibles y condenables, y más aún, tratándose de menores”.

Añadió: “La Iglesia está siempre del lado de las víctimas, nunca encubre abusos e injusticias; está siempre a favor de la vida y de los más débiles, como lo vivió y enseñó su fundador Jesucristo. Por eso lastiman y agravian a todos los delitos cometidos por quien fuera un ministro de la Iglesia”.

En el texto, la Iglesia local pidió perdón a las víctimas, y dijo acatar la sentencia judicial como medida punitiva, pero también medicinal, al tiempo que manifestó el compromiso de actuar siempre con “verdad y justicia”, y como institución se comprometió a tomar las medidas preventivas para que nunca ocurra nada similar.

Si bien Jorge Raúl Villegas –quien actualmente tiene 60 años–, podrá apelar a la sentencia, aún deberá enfrentar tres denuncias adicionales por crímenes sexuales contra otros tres menores de edad.

Actualizado
05/04/2018
Compartir