Cardenal Amigo: “Benedicto XVI ha sido tan valiente como Francisco”

“No tengo miedo a la muerte; sé que Dios no me va a abandonar”. Son las palabras del cardenal arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo (Medina de Rioseco, Valladolid, 1934), en una entrevista con ABC. Al ser preguntado sobre con que Papa empatiza más, el purpurado responde: “He conectado bien con todos y cada uno ha sido distinto del anterior. Creo que llegaron en el momento que hacía falta. Para mí no fue ninguna sorpresa la elección de Francisco. Los dos nos conocíamos desde hace años”.

En su opinión, Francisco es valiente, “como el resto de papas”. De hecho, remarca: “Benedicto XVI parecía muy calladito, con gestos muy poco expresivos, pero fue le primero que se reunió con las víctimas de la pederastia y mandó a la cárcel a más de uno. Fue el que se trajo el mejor economista alemán para arreglar las finanzas del Banco Vaticano. Lo que pasa es que no le daba importancia y lo hizo a la chita callando. Y que renunciara al Papado porque no se veía con las fuerzas necesarias fue un gesto de humildad, de humanidad y de generosidad increíble. Cualquier otro seguramente hubiera seguido. Para mí sí que fue valiente”.

El periodista le recuerda que muchos lo han tildado de muy diplomático, un calificativo que él afirma recibir “como una alabanza, no como algo peyorativo”. Amigo, también habla sobre su carácter, en concreto, sobre sus enfados, que “son en su mayoría por cosas pequeñas y no suelen durar más de cinco minutos”. Sobre su apariencia –”cuando llegó a Sevilla, todas las crónicas le describen como un galán de cine”, le recuerda el entrevistador– recuerda que le han dicho “de todo”: “Son cosas que pasan. Recuerdo que del palacio episcopal a la catedral las gitanas que vendían flores me piropeaban. Yo, muy agradecido, pero eran cosas sin la mayor importancia que no me elevaban el ego”.

Semana Santa en Venezuela con hostias colombianas

Venezuela ha podido celebrar esta Semana Santa “los misterios centrales” gracias a la solidaridad de la diócesis fronteriza de Cucúta (Colombia). El obispo Víctor Manuel Ochoa envió 250.000 hostias al país por la escasez que afecta a la producción de la forma consagrada, como recoge El Espectador.

Según un comunicado de la diócesis colombiana, el objetivo es que en Venezuela, “en este tiempo de la semana mayor” se “puedan celebrar los misterios centrales de la fe cristiana”. Esta no es la primera vez que Cúcuta le dona hostias a la Iglesia Venezolana porque “es importante atender también las necesidades que aquejan a la fe como consecuencia de este tiempo de crisis fronteriza”.

Venezuela vive una crisis humanitaria que ha llevado a sus ciudadanos a abandonar el país en busca de alimentos y medicamentos. De hecho, el índice de desabastecimiento durante este año es del 91,6%, según denunciaron varias organizaciones sociales durante las audiencias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Bogotá el pasado 27 de febrero.

La Iglesia de Senegal, preocupada por los secuestros de menores

La Iglesia senegalesa, preocupada por el aumento de los secuestros de menores.  El obispo de Kolda, Jean Pierre Bassène, recordó en la misa del Domingo de Resurrección que “el contexto de la celebración de la Pascua de este año está marcado por prácticas sin precedentes de robo y secuestro de niños”.

Por estos motivos, el líder de la Iglesia de Kolda ha invitado a todos los líderes políticos del país a enfrentar estos desafíos, que “son de todos”, aprovechando “el mensaje de Pascua, que invita a comenzar”. El prelado también rezó por la paz en Casamance, según recoge Kolda News.

Noticias relacionadas
Actualizado
02/04/2018
Compartir