‘Findme’, una aplicación para hacer negocio entre católicos

Familias de los movimientos “Vivir en Cristo” y “Familiar Cristiano” ya participan de las bondades de esta plataforma, cuyo objetivo es que la comunidad católica se tienda la mano

Desde hace 13 años, César Overlin Garza y Laura Pamanes son parte de la comunidad católica “Vivir en Cristo”, fundada por el presbítero Ernesto María Caro en el estado de Nuevo León, y recientemente crearon la plataforma Findme Community. ¿El objetivo? Que las familias católicas que tienen algún negocio u ofrecen un servicio puedan ser conocidas y contratadas por otras familias con las mismas creencias y valores. “Es un puente que vincula”.

La aplicación –cuya descarga es gratuita– tuvo su origen en una necesidad que la pareja ha observado a lo largo de 15 años de matrimonio –y a su paso por varias comunidades católicas–, y tiene que ver con el hecho de que “las familias se conozcan, se unan, sepan qué hace cada una de ellas, se ayuden y se tiendan la mano”.

Sostenida en tres pilares

Tras confiar en que Findme Community será para beneficio de mucha gente, Laura Pamanes explicó que el objetivo principal de la aplicación es unirnos como católicos, “y como dice nuestro slogan, crecer en comunidad, mano con mano, a través de tres pilares fundamentales: el espiritual, el humano y el comercial”.

Respecto al perfil comercial, indicaron que se trata de que “todo el que tenga algo que anunciar, lo suba a la plataforma, y así los demás sepan lo que hace, y se le pueda contratar”.  Por el momento se cuenta con ocho categorías: salud, comida, eventos, belleza, tecnología, servicio, moda y hogar; sin embargo, se irán añadiendo otras de acuerdo al giro de cada negocio.

Detalla César Overlin: “Puede darse que en la comunidad hay alguien que es doctor, panadero o plomero; entonces preferimos contratarnos entre nosotros, porque sabemos que vamos ‘caminando juntos’. Además tengo la confianza de meterlo en mi casa”.

Dado que su pretensión también es que la aplicación aporte algo espiritualmente y sea incluso un “programa de acompañamiento cristiano”, la aplicación también contará con grupos de escucha –con gente especializada– para que los usuarios tengan un espacio receptivo y puedan obtener un consejo sobre algún tema en particular referente a la familia.

Y en el ámbito comercial se ofrecerá capacitación a los negocios que estén dados de alta en la plataforma, tanto en el manejo de la economía como en materia de recursos humanos”.

Una plataforma amigable

Findme Community ha sido desarrollada básicamente para la comunidad católica, pero la puede descargar cualquier persona. Por el momento cuentan con 25 anunciantes de negocios o servicios pertenecientes a las comunidades “Vivir en Cristo” y “Movimiento Familiar Cristiano” (MFC), y están en pláticas con “Cursillos de Cristiandad Monterrey”, “Él vive” y “María siempre virgen”.

Explicaron que en una primera instancia, los anunciantes son de Monterrey, Nuevo León, aunque es muy probable que se extienda a otros estados de la República, toda vez que la infraestructura de la plataforma lo permite; “la aplicación muestra básicamente dónde está ubicado el negocio; al darse de alta, el sistema lo identifica geográficamente y lo estructura en la plataforma”, señaló César Overlin.

Los anuncios son completamente autoadministrables desde cualquier dispositivo móvil; la persona tiene la opción de cambiar su información en todo momento, así como su logotipo o banner; además, la información es compatible con Google Maps, con redes sociales y la página en internet del negocio o servicio.

Para hacer uso como anunciantes, éstos deben contratar alguno de los planes que ofrece la plataforma, toda vez que los recursos generados ayudarán a la sustentabilidad del mismo (administración, nube, etc.), pero también para apoyar económicamente a las comunidades católicas participantes y programas con causa.

Findme Community pronto agregará otra categoría: la de bolsa de trabajo: “Vamos a tener mucho cuidado con la información de la gente –explica Laura Pamanes–; no vamos a exponer sus datos; habrá un protocolo, y cuando al empleador le interese algún perfil, procuraremos la interacción directa para garantizar la confidencialidad de la información”.

Para César y Laura, esta nueva plataforma ofrece grandes beneficios en relación con otros servicios de clasificados, ya que “se trata de tener la fuerza de una comunidad católica unida, donde podamos fortalecernos, apoyándonos unos con otros; que los usuarios tengan la confianza de que están haciendo negocios sanos; que estás estableciendo una relación comercial con alguien que ‘va en el mismo barco’, en el mismo camino, y que compartimos los mismos valores”.

Actualizado
28/03/2018
Compartir