Israel veta a 300 cristianos de Gaza su entrada a Jerusalén

  • “Es hora de denunciar que muchas personas están sufriendo la ocupación israelí, que tiene que acabar”, denuncia el Patriarcado Latino
  • El Gobierno israelí señala que muchos palestinos de la Franja aprovechan para quedarse

Israel veta la entrada de cristianos palestinos

“Desde el Patriarcado Latino pedimos 600 permisos de acceso para los miembros de nuestra comunidad en Gaza, pero no se concedió ninguno”. Es la denuncia que lanza Ibrahim Shomali, canciller de la Iglesia Latina y Católica en Tierra Santa.

Así, denuncian que Estado israelí no habría dado “ningún permiso para los cristianos de Gaza bajo el argumento de que anteriormente había muchos palestinos de la Franja que vinieron a Jerusalén y aprovecharon para quedarse en el área”. Según cifras facilitadas por el propio Patriarcado Latino, hay 2.000 cristianos palestinos que todavía residen en el enclave costero.

“Nuestro derecho como palestinos es poder acceder libremente a nuestra tierra. Solo queremos rezar y celebrar que Jerusalén es la capital del mundo durante la Pascua”, defiende Shomali, que añade: “Es hora de denunciar que muchas personas están sufriendo la ocupación israelí, que tiene que acabar. Este es el mensaje de la resurrección y de la paz de Jerusalén a todo el mundo”.

La versión israelí

Preguntadas por EFE a este respecto, las autoridades israelíes declararon a través de la Oficina de Coordinación para las Actividades del Gobierno en los Territorios que “Israel es un Estado soberano con derecho a decidir quién entrará”.

Los residentes extranjeros no tienen derecho a entrar en territorio israelí, incluidos los palestinos que viven en la Franja de Gaza”, justifica este organismo que ha detallado cómo “se ajustó la edad de los permisos a (palestinos de) 55 años o más para reducir la permanencia ilegal en Israel”.

El Patriarcado latino reconoce que sí se han concedido más de 20.000 permisos de acceso a Jerusalén para cristianos de Cisjordania.
Sin embargo, el canciller lamenta que “en muchos casos no se da permisos a todos los miembros de la familia, que no pueden venir a celebrar Pascua juntos”. Desde ahí, insiste: “La cuestión no es que la gente tenga autorización de entrada, sino que podamos acceder libremente a Jerusalén, sin tener que pedir permisos”.

Noticias relacionadas
Actualizado
27/03/2018
Compartir