Jesús Vidal: “No hay que tener miedo a que el joven se vaya”

  • El obispo auxiliar de Madrid dialoga en una parroquia madrileña sobre los jóvenes y el sínodo
  • “Se necesita tiempo y paciencia para acompañar al joven”, apuntó el recién estrenado prelado

Jesús vidal dialoga sobre los jóvenes y el sínodo

En “conexión con los jóvenes y los seminaristas” y con la seguridad de que “se apunta a un bombardeo”. Así presentó Rodrigo Pinedo, delegado de medios de la Archidiócesis de Madrid, al protagonista de la noche de ayer –22 de marzo–, el nuevo obispo auxiliar de la capital, Jesús Vidal, que de forma valiente se presentó frente a la comunidad parroquial de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en el madrileño barrio de Chamartín, para dialogar, sin preguntas preparadas, sobre los jóvenes y el próximo sínodo.

Y comenzó hablando de Francisco y del sínodo desnudo de cargos, porque él mismo reconoció que eso de “monseñor Vidal, me suena fatal”. Destacó la capacidad del Papa de “unir las diferencias” y especialmente con su llamamiento a la “unión de generaciones”. Sobre el sínodo quiso explicar que “es un camino que toma la Iglesia para caminar juntos”.

Los jóvenes

No es fácil hablar de los jóvenes como un ente abstracto y generalizado, más teniendo a varios jóvenes entre el público dispuestos a rebatirle. Pero el obispo Vidal hablaba desde la experiencia y lo dejó claro, lo importante es “ayudar a los jóvenes a ser plenamente libres” y para ello “necesitan ser escuchados y comprendidos”. Con un aviso claro a navegantes: “No hay que tener miedo a que el joven se vaya de la Iglesia”.

El objetivo es “ayudar al joven a mirar su propia vida e invitar a mirar y a seguir a Jesús”, continuaba el nuevo obispo auxiliar hablando de la experiencia vocacional. Y es importante confrontar la vocación con alguien exterior, porque “los ‘selfies’ individuales salen desenfocados”.

Ante las preguntas del público respondió preocupado porque “los jóvenes cristianos en ambientes universitarios son bichos raros” pese a que los jóvenes “no están preparados para vivir cosas enlatadas”, asegurando que ellos “tienen que hacer suya la propuesta”.

El camino de Bergoglio

Se despedía Jesús Vidal del diálogo lanzando una invitación a “preguntarnos si llegamos mejor a casa después de este encuentro”, porque reconocía que “en cada oportunidad que se me ofrece puedo aprender algo, puede hacerme crecer“.

La anécdota surgió tras el aplauso de despedida. Manolo, que había organizado el encuentro, quiso hacer entrega de un recuerdo a su invitado, pero antes mostró una foto en la que aparecía regalando una figura de la virgen al cardenal Bergoglio. Anoche le entregó una figura igual a Jesús Vidal, planteando el largo camino que le puede esperar al obispo más joven de España.

Noticias relacionadas
Actualizado
23/03/2018
Compartir