El Obispo de Cuernavaca expone en Francia la violencia que sufren los curas mexicanos

En la Catedral de Notre Dame, monseñor Castro Castro también explicó el modus operandi del crimen organizado, que tiene sumido al país en una grave crisis de inseguridad

 

Por décimo año consecutivo, la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) con sede en Francia, organizó una vigilia de oración en memoria de los sacerdotes y religiosos que han sido asesinados a causa de su fe en Cristo.

El evento, conocido como la “Noche de los Testigos”, tuvo lugar este viernes en la catedral de Notre Dame, y fue presidida por monseñor Eric Moulins-Beaufort, obispo auxiliar de la Arquidiócesis Metropolitana de París.

Durante la vigilia, tres testigos invitados por la fundación pontificia expusieron la difícil situación que atraviesan los cristianos en México, Egipto y Argelia.

Por parte de México, participó monseñor Ramón Castro Castro, obispo de Cuernavaca, quien habló sobre la situación de inseguridad que se vive en México a causa del crimen organizado, y las dificultades que tienen los sacerdotes para ejercer el ministerio, de tal suerte que desde 1990 a la fecha han sido asesinados 55 curas.

También participó el obispo copto-católico de Assiut en Egipto, monseñor Kyrillos William Samaan, quien describió la fuerza de la fe de los coptos cristianos. De acuerdo con ACN, un 80 por ciento de todos los cristianos en Medio Oriente son egipcios, y por ello son blanco de los islamistas; sin embargo, a pesar de numerosos atentados y ataques, permanecen en su tierra natal.

Por su parte, el padre Paul-Élie Cheknoun, religioso de la Fraternidad Misionera de Juan Pablo II, explicó cómo después de convertirse del islam al cristianismo, emprendió la misión de apoyar espiritualmente a los conversos en Argelia. “Una misión nada sencilla en un país 99 por ciento musulmán, donde ni la cruz ni la sotana son toleradas en público”, explicó la fundación pontificia.

Honrar a los mártires y fortalecer la fe

El director de la oficina de ACN en Francia, Marc Fromager, reconoció la importancia de esta iniciativa: “Queremos honrar a los ‘mártires’ de nuestro tiempo, y nos parece que recordarlos una vez al año, es lo mínimo que podemos ofrecer”. Explicó que el evento busca “fortalecer la fe de los participantes, pues los testimonios de aquellos que lo viven en primera línea vienen a recordarnos cómo seguir a Cristo, a pesar de las pruebas”.

Al referirse al desencanto social y político que se vive en estos momentos en tantos países, Fromager recalcó: “La ‘Noche de los Testigos’ es una respuesta a estos desafíos. Nosotros queremos ofrecer testigos vivos que vienen a enriquecernos con su experiencia personal de entrega y perdón”. Tras diez años de experiencia –dijo– tenemos la certeza de que nadie sale impasible de la Noche de los Testigos.

Desde su creación en el 2008 el evento ha recorrido 29 ciudades, y un total de 31 testigos han transmitido su experiencia de persecución o violación de la libertad religiosa en sus respectivos países, ante más de 25 mil participantes.

Este año, además de París, la “Noche de los Testigos” se ha celebrado en otras ciudades europeas, y ha inspirado iniciativas similares en México, España, Holanda, Filipinas o Corea del Sur.

Actualizado
17/03/2018
Compartir