“Con los pobres abrazamos la vida”

  • Reafirman su opción por la vida defendiendo la amenazada por la desnutrición, la enfermedad, la salud, la violencia, las migraciones o la lucha por la justicia
  • Según los sacerdotes, hay que priorizar las discusiones cuando hay casi un 30% de pobres, con rostros e historias

Sin encabezado ni introducción, sacerdotes y religiosas que trabajan en las villas de la Ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires, dieron a conocer una serie de puntualizaciones sobre el tema de la vida, en respuesta a la habilitación del debate en el Congreso de la despenalización del aborto por parte del gobierno nacional.

Con tono político marcan, desde el primer punto, que el Ejecutivo anterior no solo no alentó este debate, sino que además hizo un gesto concreto de apoyo a las madres de familia, otorgándoles la asignación universal por hijo (AUH: suma mensual para hijos cuyos padres están desocupados, tienen trabajo informal o cobran menos que el salario mínimo), “una política pública a favor de la vida”.

“…La vida como viene, sin grises”

Señalan que la opción de ellos es “por la vida como viene, sin grises”, y defienden especialmente la vida amenazada en cualquiera de sus formas. Desean que se viva bien y con dignidad. Por eso, no es la primera vez que hablan, sino que lo hicieron en otras circunstancias: en favor de los migrantes, en la lucha por la justicia, por la desnutrición, por enfermedades que podrían curarse (como la tuberculosis,) en contra del gatillo fácil. También, apoyaron las marchas de ‘Ni una menos’ contra los femicidios.

Expresan que como vecinos, aprendieron de los mismos villeros a amar y cuidar la vida , y son ellos mismos una red de contención allí donde el Estado está ausente y “la sociedad mira para otro lado”, para quienes necesitan ayuda y esperanza. “En esta línea hay muchos ejemplos de mujeres que saben cuidar a los niños como si fueran sus propios hijos. Creemos que debería ser más sencillo  el camino para adoptar un niño”.

Ante algunos planteos de otros sectores que “toman a los pobres como justificativo para sus argumentos”, indican que lo primero que hay que hacer “es luchar contra la pobreza con firme determinación y en esto el Estado tiene las mejores herramientas”. Hay que priorizar las discusiones, dicen, cuando hay casi un 30% de pobres, con rostros e historias.

“No necesitamos agregar más muertes”

“La lógica de los poderosos, de los fuertes, que deciden sobre los que menos posibilidades tienen, es la lógica dominante”, argumentan sobre los países desarrollados en los cuales que el aborto es legal. Y manifiestan que allí se descartan a los chicos que, por ejemplo, nacerán con síndrome de Down.”¡Cuánto nos enseñan estos niños a los que tenemos atrofiada la capacidad de amar!”

Para finalizar expresan que a lo largo de los años han visto muchas propuestas de muerte, ya sea por la dictadura, o por el tráfico de drogas y de armas que se sigue cobrando la vida de los adolescentes y jóvenes. y concluyen: “No necesitamos agregar más muertes. Nuestros barrios necesitan propuestas de vida digna. Y una sociedad que proteja al más débil”.

Noticias relacionadas
Actualizado
17/03/2018
Compartir