Llegan a México los ‘cafés filosóficos’

Además de promover estos espacios de reflexión y diálogo, el CECAPFI también ofrece el Diplomado en Filosofía para Niños

Convencido de que la filosofía está en la cotidianidad y de que no se requiere de un nivel de conocimientos avanzados para aprenderla y vivirla, el Centro Educativo para la Creación Autónoma en Prácticas Filosóficas (CECAPFI) cuenta con dos iniciativas por demás interesantes: los llamados cafés filosóficos y los diplomados en Filosofía para Niños.

Miguel Ángel Zapotitla, quien es Coordinador del CECAPFI-Escuelas, asegura que la filosofía es vista en la actualidad como una acción dirigida sólo a élites académicas, sin pensar que ésta se vive porque se halla en la cotidianidad, y para ello no se necesita un título, sino la disposición de asombrarse de la realidad, aprenderla y, desde luego, vivirla.

Explicó que la filosofía aporta habilidades de pensamiento, diálogo y acción que son capaces de transformar el entorno al crear “humanos humanizantes”.

Un café muy peculiar

Esta concepción de la filosofía ha llevado al CECAPFI a emprender dos iniciativas, una de ellas son los “cafés filosóficos”, espacios de reflexión y diálogo que rompen con el contexto académico al organizarse en cualquier sitio que permita la convivencia y fomente el diálogo. “Una vez reunidos los participantes, se elige un tema y se dialoga sobre éste, construyendo en la grupalidad”, explica.

Adelantó que se ha comenzado un proyecto en colaboración con el Museo Memoria y Tolerancia para realizar varios “cafés filosóficos” al mes, y cuyas fechas son: 24 de marzo, 14 de abril y 28 de abril. Estos encuentros son gratuitos.

“También estamos por empezar una serie de “cafés filosóficos online”, los cuales tendrán un costo muy económico”. Ambos espacios están diseñados para cualquier tipo de personas, y no es necesario ser especialista en la materia”, aclaró. 

Filosofía para niños

El CECAPFI también ofrece el Diplomado en Filosofía para Niños, cuyo objetivo principal –explica– es formar educadores que puedan trabajar con grupos de diversas edades, desarrollando en ellos habilidades de pensamiento a partir de metodologías que toman como base la filosofía.

Detalla Miguel Ángel Zapotitla: “Nuestra labor en el diplomado es preparar formadores que trabajen con algún grupo; puede ser, por ejemplo, un ama de casa que quiera hacer actividades de filosofía con su familia, o un buen vecino que quiera realizar actividades similares en su colonia, etc.”

Al referirse a la aceptación que han tenido estos cursos por parte de la gente, dijo estar sorprendido, pues muchos de los alumnos han abierto espacios de práctica en sus casas, centros de trabajo o con amigos y vecinos; “han cambiado incluso algunas de sus actividades para dedicarse a la aplicación de la filosofía para niños”.

Un diplomado online

Miguel Ángel Zapotitla apuntó que el CECAPFI también ofrece el diplomado en la modalidad online, el cual se abre dos veces al año, por lo general en marzo y octubre: “La diferencia básica entre el diplomado presencial y el online –indicó– es que la primera es más práctica que la segunda, aunque se está haciendo un gran esfuerzo por equilibrar esta situación. “En cualquiera de la dos opciones es necesario teorizar, analizar y practicar, para luego diseñar y aplicar”.

Todos los diplomados del CECAPFI promueven la interacción alumno–profesor, por lo que se hace uso de las redes sociales, aplicaciones de mensajería instantánea y correo electrónico, con la finalidad de que los estudiantes puedan resolver sus dudas directamente con el formador y éste, a su vez, esté al pendiente de las necesidades de los educandos. 

Cabe mencionar que el CECAPFI será sede del 15º Congreso Mundial de Prácticas Filosóficas del 25 al 29 de junio próximo en la Ciudad de México.

Mayores informes: en la página web del CECAPFI

Actualizado
16/03/2018
Compartir