Las oraciones del Vaticano para que se resuelva la crisis política italiana

  • Becciu y Parolin se pronuncian sobre la complicada situación que dejan en Italia los últimos comicios
  • “Podemos asegurar nuestras oraciones a Mattarella para que encuentre soluciones”, dijo Becciu

el candidato del movimiento 5 estrellas de italia celebra su voctoria en las ultimas elecciones

El presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, puede contar con las oraciones del arzobispo Angelo Becciu, sustituto de la Secretaría de Estado del Vaticano. Le van a hacer falta para tratar de resolver el rompecabezas político que dejaron las elecciones legislativas del 4 de marzo, en las que ninguna formación consiguió la mayoría absoluta. El Movimiento 5 Estrellas (M5E) fue la lista en solitario más votada con el 32% de los sufragios, mientras que la coalición de centro derecha liderada por la Liga obtuvo en su conjunto el 37%.

“Podemos asegurar nuestras oraciones a Mattarella para que encuentre las soluciones adecuadas”, comentó Becciu ayer, 13 de marzo. Al sustituto de la Secretaría de Estado le tocó responder a las preguntas de los periodistas sobre la posición marcada por Luigi Di Maio, candidato del M5E, que unos días antes recordó una cita del siervo de Dios Alcide De Gasperi, uno de los padres de la República italiana y de la Democracia Cristiana. “’Política significa realizar’, decía De Gasperi, y es a eso a lo que todas las fuerzas políticas están llamadas por los ciudadanos con el voto del 4 de marzo. Más precisamente a realizar lo que la doctrina social de la Iglesia llama el ‘bien común’”, indicó el joven líder del M5E, una formación que ha pasado de la protesta a un discurso mucho más moderado.

“Respetamos la autonomía del Estado italiano”

“Nosotros somos de otro Estado y hablamos con todos. Miramos por tanto con distancia, pero también con el deseo de que se encuentren las soluciones adecuadas para el país”, declaró Becciu, considerando que resulta “extraño” que en ocasiones las formaciones políticas invoquen al Vaticano en sus discursos. “Respetamos la autonomía del Estado italiano y de sus partidos. Deben ser ellos los que encuentren las soluciones técnicas adecuadas. Nosotros nos limitamos solo a proclamar los principios para la buena convivencia, que están basados en la doctrina social de la Iglesia”.

También el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, hizo referencia a la inestable situación política. “Creo que es posible establecer un diálogo con todos”, destacó, recordando el llamamiento del cardenal Gualtiero Bassetti, arzobispo de Perugia-Città della Pieve y presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, quien se mostró disponible a hablar con las diversas partes incluso de temas en los que había posiciones encontradas.

El catolicismo ha estado muy presente en estas elecciones en Italia. Antes de que Di Maio hiciera referencia a la doctrina social de la Iglesia, el candidato de la Liga, Matteo Salvini, esgrimió un rosario en un mitin en el que acabó jurando sobre los Evangelios que defendería los intereses del pueblo. También Matteo Renzi, líder del Partido Democrático, el principal derrotado en los comicios, pidió con poco éxito el voto a los católicos acusando a la coalición conservadora de “no ser moderada”.

Si los partidos no se ponen ahora de acuerdo entre ellos para formalizar una alianza que permita el nacimiento de un nuevo Gobierno, a Mattarella le tocará inventarse alguna solución creativa para que no sea esta una legislatura perdida y haya que repetir las elecciones dentro de unos pocos meses.

Noticias relacionadas
Actualizado
14/03/2018
Compartir